Mis reflexiones de hoy, martes 18 diciembre 2018

Mis reflexiones de hoy en https://gab.com/jmgoig

Leo que las bolsas mundiales han perdido $14,889,930,106,680 este año 2018. Sí, frótate los ojos porque esa cifra es casi 15 billones o 15 millones de millones de dólares. Divisas quemadas. Casi ná.

Y la acción inmediata de Youtube a su desastre del vídeo Rewind 2018 es… cerrar 58 millones de cuentas. Qué genios, que se auto otorguen un premio Nobel de esos a su suprema inteligencia.

Muy bueno el hackeo del Wall Street Journal a favor de Pewdiepie. Aquí el archivo de cómo quedó la web: https://web.archive.org/web/20181217152746/https://partners.wsj.com/oracle/pewdiepie-apology/
El miedo a la enorme influencia de Pewdiepie corre por la médula de la élite.

Lo que está ocurriendo ahora mismo hubiera sido el guión para una película de ciencia ficción distópica hace veinte años.

Anuncio…

Los prisioneros políticos catalanes en este momento

Con R de República

Actualmente, el Reino de España tiene secuestrados en su territorio los siguientes prisioneros políticos catalanes…

1 Jordi Cuixart @jcuixart
2 Jordi Sanchez @jordialapreso

3 Oriol Junqueras @junqueras

4 Josep Rull @jorditurull
5 Jordi Turull @joseprull
6 Carme Forcadell @ForcadellCarme
7 Raül Romeva @raulromeva
8 Dolors Bassa @dolorsbassac
9 Joaquim Forn @quimforn

Vaya, vaya, parece que esos perros nazionalistas españoles secuestraron a más políticos catalanes.

O también, políticos catalanes se dejaron secuestrar sin luchar por perros nazionalistas españoles.

Sin embargo…

Derrotar a los nazionalistas españoles no será complicado porque se tiran piedras sobre su tejado. Lo complicado será proteger a la República de los ultra-colectivistas, porque sus falsas promesas de “justicia social” hacen mella en la masa no liberada aún del estatismo.

Sigo viendo que muchos que dicen apoyar a la República de Catalunya no tienen ni puñetera idea de lo que es una República. Quieren un estado para imponer su ideología ultra-colectivista sobre el resto.

Eso NO es una República, idiotas. En realidad, la obstaculizan.

Por eso, todo va según el plan previsto.

Ninguna sorpresa.

Calma y tranquilidad

Mi madre me ha dicho que debería volver a escribir y publicar más libros.

Es una opción más que tengo.

Entre muchas otras.

Aunque, al escribir cada día en este blog es como si estuviera ya escribiendo un libro por capítulos.

Hace muchos años, sabiendo exactamente que se llegaría a la situación actual, comencé mi plan.

Y por ello, mientras muchos tienen pánico a perder sus trabajos, sus pensiones, sus subvenciones, sus ahorros depositados en los bancos, yo estoy en un mar de calma y tranquilidad.

Vamos, que me la suda que todo colapse, hablando en plata.

Mis ingresos proceden de fuentes externas a Cataluña y a España, y dependen de mi propio esfuerzo.

Y dispongo de dinero real físico.

Y me conozco los trucos para saltarme los obstáculos del sistema.

Además, al enfocarme en internet, puedo trabajar desde cualquier lugar del mundo en el que haya una conexión.

Y si cae internet, pues ya me inventaré otra cosa.

El haber aprendido a saber valerme por mí mismo me ha colocado en un lugar privilegiado.

Porque dependo única y exclusivamente de mí mismo.

Mí mismo, repito de nuevo para que resuene.

También, como he mencionado antes, al recibir mis ingresos del exterior me permite aumentar la riqueza local en donde vivo.

Es un asunto del que no hablo mucho, pero la mayoría de la gente a mi alrededor cobra pensiones o trabaja localmente.

Eso hace que el dinero haga un circuito cerrado y no genere nueva riqueza.

Pero yo, al generar mis ingresos desde fuera e introducirlo en el circuito local, estoy aumentando las posibilidades económicas locales.

No es mucho todavía, pero llegará un día que se notará, y bastante.

Por supuesto, los colectivistas que odian el emprendimiento hacen todo lo posible por parar el enrequecimiento.

Pero no lo lograrán.

El día que colapse el euro, y la gente como yo tengamos que poner la economía a flote con oro, veremos qué caras se les pone a los defensores de las divisas fiduciarias y de las rentas básicas.

Mientras, a comer palomitas mientras dure el espectáculo.

Aunque la situación me aburre un poco de lo sencillo que ha sido preverla.

Sin aprehensión y sin acritud.

Todo llega.

Hoy en día, el riesgo es el lugar más seguro

No es algo que me esté inventando, es el mensaje que nos está enviando el mundo en el que vivimos hoy.

Hace unos años, mucha gente estudiaba y se esforzaba para tener una carrera y un buen currículum, y con ello entraba a trabajar en una empresa con un contrato fijo, y su intención era permanecer trabajando en el mismo lugar hasta su retiro.

Quizás eso le funcionó a nuestros padres y abuelos, cuando al estado le interesó usar la jubilación como zanahoria, como cebo para tener a una gran parte de la población ocupada.

Sin embargo, en la actualidad, día sí y día también hay manifestaciones y protestas de trabajadores que fueron despedidos incluso teniendo esos puestos “fijos y seguros“.

Lamento ser el portador de malas noticias, pero esos tiempos no van a volver.

¿Y cuál es el lamento repetitivo de todas esas personas? Algo así como “tengo 50 años, he estado trabajando treinta en esta empresa y no sé hacer nada más, ¿qué va a ser de mí?”

Pese a todo, sí hay una salida. Y es una salida que requiere esfuerzo, por supuesto, sobre todo en el aspecto psicológico. Porque la diferencia está en sus mentes.

Esta salida consiste en darse cuenta de que no hay lugar más seguro que en el riesgo.

Fijémonos en cómo todas esas miles de personas que pensaban que su futuro estaba asegurado por tener un trabajo fijo se equivocaron. ¿Y en que consistió su error? En confiar en que dependiendo de una empresa ajena estaban seguros.

En cambio, si esas miles de personas se dieran cuenta de que en realidad tomando las riendas de sus propias vidas, usando sus propias experiencias, y aprendiendo constantemente nuevos conocimientos podrían solventar su situación, ¿qué les impediría hacerlo?

El único obstáculo son ellas mismas.

Porque cuando uno depende de sí mismo, no existe el no como respuesta. No hay límites a los que se puede llegar. Y todo es cuestión de probabilidades: si el éxito no llega en este momento es porque no se ha fracasado lo suficiente. Y ese éxito siempre llega a quienes se vuelven a levantar, aprenden de la experiencia y continúan arriesgándose.

Esto sí que es 100% seguro.

Publicado originalmente en: http://blog.jmgoig.org/2014/04/hoy-en-dia-el-riesgo-es-el-lugar-mas-seguro.html