Mi nuevo canal de Youtube que nadie conoce

Sí, este vídeo es mío

Hace ya bastante tiempo creé un nuevo canal en Youtube de la nada para comprobar si es cierto o no de que puede despegar por sí mismo y sin promoción, como hizo mi canal principal en su momento. El resultado tras todo este tiempo es ‘no, no puede’, 1 visualización mía y 0 subscriptores.

Youtube es una gran mentira y hace años que ya no premia ni el esfuerzo ni el mérito. Mi deducción es que Youtube ha ignorado los vídeos de mi nuevo canal porque está asociado a mi correo electrónico y hay orden de esconder mis publicaciones. Puedo equivocarme, pero ésa es mi deducción porque corresponde con los hechos.

¿Podría Elon Musk, ya de pasada, comprar Youtube y devolverlo a su estado original? No sucederá esa breva.

Hey, que todavía estoy vivo

Sí, sé que hay quienes prefieren la palabra escrita a la oral, pero estos días estoy enfocado en publicar vídeos en directo en mi canal de YouTube, y he abandonado por un tiempo este blog.

No es un abandono permanente, por supuesto.

Y estoy muy agradecido a los financiadores por permitirme seguir adelante, pese a que me estoy prodigando poco en escribir.

Estoy haciendo lo máximo posible por cuidarme para continuar adelante. Y espero que los lectores hagáis lo mismo para poder leerme en el futuro.

Y aquí dejo esta constancia de que continúo respirando, que en estos tiempos ya es mucho.

Si me pasara algo, haría todo lo posible por comunicarlo en este blog. Como mínimo.

Nadie sabe lo que puede pasar, aunque sí podemos aproximarnos. En una situación como ésta, cualquier previsión puede fallar mañana, en unos minutos.

Estés donde estés, cuídate.

Cuidémonos.