TRANSCENDENCIA: LA JUSTICIA

TRANSCENDENCIA: LA JUSTICIA

La Justicia es eterna y legítima, es decir, transciende a la legalidad, que es temporal y unida a la arbitrariedad del estado.

Lo que es legal no tiene por qué ser legítimo y, así, lo que es legítimo no tiene por qué ser legal.

Por lo tanto, la Justicia no es legislable. El Universo transmite la diferencia entre lo Justo y lo Injusto.

La Justicia es aplicable siempre, sea el año uno, sea el año diez mil; lo Justo es invariable e indiscutible.

La Justicia no pretende beneficiar a una parte y perjudicar a otra parte. Lo que es Justo es, con independencia de quién sea cada parte; sea ayer, hoy o mañana; sea aquí o allí.

(Cosas que me han venido a la cabeza esta pasada noche y que me apunté para recordarlo.)

Cuando en Eurovisión no se necesitaban efectos especiales ni importaba la sexualidad de los cantantes

En 1979, Israel ganó Eurovisión cantando en hebreo, con una orquesta en directo y sin efectos especiales.

En aquel momento, yo tenía seis años y, tras todos estos años, todavía me acordaba de la canción.

Y España quedó segunda, con niños y todo, con otra canción que también recuerdo pasados estos años.

Hoy vuelve la cita anual de Eurovisión desde Tel Aviv, Israel, y, como en los últimos años, importará todo menos las canciones. Así ha quedado desvirtuado un festival que ya no es entretenimiento sino adoctrinamiento gay.

Una verdadera pena.

Sí, cualquier pasado fue mucho mejor que este presente distópico.