Secesión

1. “Mamá quiere que limpie mi habitación. ¡Ésta es la gota que colma el vaso!”

2. “¡No tengo que aguantar este totalitarismo! !Me secesiono!”

“Vaya. ¿Puedes secesionarte de tu propia familia?”

3. “¿Por qué no? ¡Nunca me apunté a este grupo! ¡Ni tan siquiera me consultaron!”

4. “¡La única razón por la que mamá y papá son mis padres es porque nací de ellos!”

“Una conspiración biológica, ¿eh?”

1. “¡Podemos vivir en cualquier parte que queramos ahora que nos secesionamos de la familia!”

2. “¿A dónde quieres ir? ¿Al Sahara? ¿Al Antártico?”

3. “¿Cómo vamos a poder a ir a cualquiera de esos lugares? ¡No tenemos ni un coche!”

4. “Vale, papá. Por este sorprendente truco necesitaré una tarjeta American Express normal. Ahora, cierra tus ojos…”

1. “Hobbes y yo nos secesionamos de esta familia, mamá.”

“Oh, ¿de verdad?”

2. “Sí. Vamos a montarnos en mi trineo y nos vamos al Yukon.”

3. “Bien, eso es un camino muy largo.”

“Lo sé. Aquí hay una lista de bocadillos y suministros que necesitamos.”

4. “¿Por qué debería hacer todo esto si os estáis secesionando de la familia?”

“¡Que todavía no nos hemos secesionado! Vaya, ¿pero qué clase de madre eres?”

Nu, pogodi! (Ну, погоди!)

Nu, pogodi!, pronunciado “nu, pagadí” es una de las mejores y más divertidas series de dibujos animados producida durante los tiempos de la antigua Unión Soviética.

Trata de un lobo que hace lo imposible por cazar a una liebre. No tiene prácticamente diálogos y la música es esencial, por lo que es comprensible por todo el mundo aunque no entienda ruso.

“Nu, pogodi!” se podría traducir como algo así como “¡Ya verás cuando te pille!”, que es lo que dice el lobo tras cada fracaso de atrapara a la liebre.

Es una serie totalmente opuesta a la histeria actual de lo políticamente correcto, y a mis hijos les encanta.