Así se derriban las mentiras del usurpador Maduro de Venezuela

Oh, gran súper-manifestación en la tele a favor de la patria venezolana y en apoyo de Nicolás Maduro.

Claro, siempre y cuando no vivas justo enfrente y veas la realidad…

He visto imágenes de las fuerzas asesinas del régimen sacando a jóvenes desarmados de edificios, golpeándolos y asesinándolos a sangre fría en la calle, pero el (des)gobierno de Maduro dice que defiende la paz. Por supuesto.

En el Reino de España, los partidos políticos Izquierda Unida, Podemos y ERC son cómplices de estos asesinos y criminales narcotraficantes al no condenarlos. Vergüenza y asco. Que se sepa quién es quién.

El ciclo destructor del socialismo


La cosa funciona así…

“Te das cuenta de que el crecimiento crea desigualdad, así que aumentas el salario mínimo, pero crea desempleo y precios más altos, pero eso está bien porque creas programas de bienestar para ayudar a los pobres, pero eso cuesta mucho dinero, pero eso está bien porque siempre puedes poner impuestos a los ricos, pero ellos comienzan a encontrar maneras creativas para evitar pagar impuestos, pero eso está bien porque siempre puedes quitarles sus propiedades por la fuerza, pero los ricos comienzan a cerrar sus negocios y a huir del país, pero eso está bien porque lo nacionalizas todo, pero entonces los ejecutivos corruptos e ineficientes empobrecen a tu pueblo, pero eso está bien porque siempre puedes usar la propaganda para lavar el cerebro a la población para que ame a tu régimen, pero entonces la gente comienza a protestar debido a la escasez de alimentos, pero eso está bien porque puedes aplastarlos con el ejército pero eso podría desacreditar tu ideología, pero eso está bien porque dejó de ser socialismo real y todo comenzó a ir mal.”

¿En qué fase del “socialismo real” se encuentra el lugar en el que vives?

Hay que darse cuenta de que se pueden tardar veinte o setenta años, pero el ciclo siempre acaba por cumplirse.

Cuando ves las barbas de tu vecino poner a remojar

Ya se sabe, primero vinieron a por unos pero no hice caso. Luego vinieron a por otros pero no hice caso. Después vinieron a por aquéllos pero no hice caso. Al final, vinieron a por mí pero no quedaba nadie para ayudarme a defenderme.

En la guerra actual en Internet, éstas son las principales plataformas que están censurando y atacando de forma coordinada a la gente por su ideología:

Google

Youtube

Twitter

Facebook

WordPress

Patreon

Paypal

Stripe

Visa

Mastercard

GoFundMe

GoDaddy

Como se ve, en este momento estoy usando los servicios de un montón de estas compañías, y el hecho de estar en el mundo hispano y tener un impacto menor hace que todavía no hayan ido a por mí.

Veremos qué pasa.

En esto, están apareciendo otras compañías que están resistiendo este ataque como…

Telegram

Gab

Minds

Steemit

Bitchute

Duckduckgo

Y se están dando los pasos para crear nuevas plataformas monetarias, pues los creadores de contenido no podemos vivir del aire.

Pero mientras eso sucede…

Sí, nadie dijo que esta misión sería fácil sino todo lo contrario.

Hoy sábado, se reemprende el espectáculo en París

Imagen del espectáculo del sábado pasado en París

El sábado pasado, me recosté cómodamente en mi sofá para contemplar el espectáculo televisivo de París, retransmitido, por supuesto, por canales rusos por YouTube. Claro, porque a los rusos les interesa este caos en Europa pero, ése es otro tema.

Y hoy, sábado, está preparada la siguiente escena, a ser posible superior a la anterior. Con más pasión y fuego y emoción.

Al fin y al cabo, el gobierno francés dice que ha desplegado a 89.000 policías contra las manifestaciones de hoy. La clave está en ver en dónde recae la lealtad de estos policías. En su gobierno o en sus conciudadanos.

Y, por supuesto, la revuelta va de sábado en sábado porque los revolucionarios tienen que trabajar durante los días laborables. Qué niñitos más bien educados 😀

En todo caso, echando un vistazo a las exigencias de los Chalecos Amarillos – sí, el amarillo es un color -, nos damos cuenta que la masa está totalmente colectivizada. Sus mentes son incapaces de ir a la raíz del problema, y se dedican a exigir demandas maquilladas del estado del bienestar.

Excepto las exigencias de que Francia salga de la UE y de la OTAN, el resto no son más que peticiones del esclavo a su amo para que no apriete tanto sus cadenas. No son exigencias de libertad, ni mucho menos.

En fin, que preparemos las palomitas de maíz para disfrutar de este nuevo capítulo de esta vistosa teleserie.

Las soluciones son siempre individuales, nunca colectivas.