La subida del salario mínimo mata

Así lo expliqué en su momento…

Quien sabe de economía sabe que el SMI es una medida anti-económica, como ya es evidente…

Pero sus repercusiones son todavía más terribles…

Un hombre murió ahogado en una playa porque no habían socorristas. ¿Y por qué no habían socorristas? Por culpa del aumento del salario mínimo.

Los parásitos políticos, por supuesto, nunca asumirán la responsabilidad de los resultados de sus acciones sin escrúpulos.

Eso sí, como la población ha sido programada para ser ignorante, seguro que ganan un puñado de votos por subir artificialmente los salarios con un puñado de divisas fiduciarias.

Mientras, la realidad va a seguir golpeando, porque sigue siendo la realidad aunque se mire a otro lado.

Al muerto, ninguna legislación lo podrá resucitar. Como decía mi padre: “El vivo al bollo y el muerto al hoyo.”

El oro a $1.400

Son estas cosas de la sincronización con el Universo.

Acabo de despertarme a las cuatro de la madrugada, recibo un impulso para consultar la economía desde mi móvil, y justo el oro acaba de superar los 1.400 dólares la onza, cosa que no hace desde 2013 o así.

Y parece que no va a parar aquí, pese a las típicas bajadas y subidas circunstanciales.

Por supuesto, el oro se mide en gramos, onzas, kilos y toneladas, pero la mayoría de la gente lo suele compararlo con las divisas fiduciarias que conoce.

Esta subida, además, es un indicador de que hay fortunas que están refugiándose en el oro debido a la llegada de una gran recesión y/o una nueva guerra. El precio del oro siempre es el canario en la mina.

Como siempre, el oro es el único dinero, protector del poder adquisitivo, y es una obligación tenerlo para sortear cualquier crisis. El ahorro se hace con oro o no es ahorro.

El Banco de España alerta de la subida del Salario Mínimo

Hace seis meses lo expliqué claramente…

Y ahora, el Banco de España alerta sobre las consecuencias negativas de la subida del SMI (Salario Mínimo Interprofesional)…

En realidad, en una economía sana no hay nunca nunca un salario mínimo.

En fin, el caso es que no soy economista, no uso lenguaje académico y no doy la apariencia de los corbatados, pero sé de lo que hablo. Y aviso con tiempo.

Veamos como nos golpean las desastrosas decisiones de los gobiernos colectivistas en estos próximos meses. Aquí y en todas partes, porque estamos en la dictadura del pensamiento único.