Veintitrés años sin ir a Coachella

Ah, sí, que hay quienes todavía no saben qué es Coachella. Pues es un festival de música para gente bien y bonita que se realiza en Indio, California desde 1999. Y, como nunca he ido, pues llevo ya veintitrés años sin ir; básicamente porque no soy bien ni bonito y, seguramente, se me ha pasado la edad.

Pero, si hubiera aprovechado correctamente esta gran oportunidad que ha sido Internet – sí, en pasado – pues claro que hubiera sido aceptado entre los ricachones guays y se me hubiera podido ver alguna vez en Coachella, llenando mi instagram de fotos junto a niñitas veinteañeras en bikinis casi invisibles.

Pero, no. He tenido la herramienta entre mis manos y no he sabido utilizarla. Es como tener una masa de mármol y un cincel. Si eres Michelangelo, creas una obra de arte insuperable. Si eres como yo, destruyes el mármol y no sabes ni esculpir un adefesio.

Pero no ha sido sólo no ir a Coachella en ninguna ocasión. Ha sido no vivir en Andorra y Mónaco. Ha sido no tener un jet y un yate privado. Ha sido no disfrutar de una mansión con varias piscinas. Ha sido no poder comprarme una isla. Ha sido no tener una entrada en la Wikipedia. Ha sido… tantas cosas no obtenidas por no haber sabido enriquecerme sin límite, que lo único que he conseguido estos años ha sido escribir esto patéticamente. Y sobrevivir, apenas, en un barrio obrero y feo.

Por eso, pido disculpas a mis fans por… ah, no, que no tengo ni fans. Más que eso, suelo lograr enfadar y desilusionar a muchos que me seguían por algún extraño motivo. ¿Será por eso que nadie me pide autógrafos y selfies cuando me digno a salir a la calle? Joper, será justo por eso, no sé. Bueno, al menos todavía no me agreden. Eso está bien.

Así que, así que… en fin… que la pifié enormemente. Podría haber sido, pero no fui por no entretener a la manada e intentar instruirla. ¡Qué gran error! No lo repitas. Que, al menos, te sirva de ejemplo de lo que no hay que hacer en este mundo humano.

De todas maneras, si te parece que te puedo entretener en el futuro próximo con divagaciones, con o sin gracia, como ésta, pues subscríbete a este blog, que todavía no es de pago. O yo qué sé.

Escrito primero en Caos y desorden https://bit.ly/3uVLZJo

Mi nuevo canal de Youtube que nadie conoce

Sí, este vídeo es mío

Hace ya bastante tiempo creé un nuevo canal en Youtube de la nada para comprobar si es cierto o no de que puede despegar por sí mismo y sin promoción, como hizo mi canal principal en su momento. El resultado tras todo este tiempo es ‘no, no puede’, 1 visualización mía y 0 subscriptores.

Youtube es una gran mentira y hace años que ya no premia ni el esfuerzo ni el mérito. Mi deducción es que Youtube ha ignorado los vídeos de mi nuevo canal porque está asociado a mi correo electrónico y hay orden de esconder mis publicaciones. Puedo equivocarme, pero ésa es mi deducción porque corresponde con los hechos.

¿Podría Elon Musk, ya de pasada, comprar Youtube y devolverlo a su estado original? No sucederá esa breva.