El origen de la farsa del pernicioso nacionalismo español

Es curioso cómo, cuando hablo en mis vídeos sobre lo que está ocurriendo en España, el día que publico cada vídeo hay más desubscritos que nuevos subscriptores. La gente se enfada conmigo por contar la verdad 😸

Y la verdad es que el nacionalismo español es un invento relativamente reciente contrario a la tradición de las Españas, inventado para destruirlas.

Y, sin embargo, es algo que incluso los anglosajones lo tienen claro. Por ejemplo, en el apartado sobre el nacionalismo español– ese nacionalismo que los nacionalistas españoles dicen que no existe- de la wikipedia en inglés, se puede leer:

Históricamente, el nacionalismo español emergió con el liberalismo, durante la Guerra de Independencia española contra Napoleón I de Francia.

“Desde 1808, hablamos de nacionalismo español: el patriotismo étnico se convirtió en totalmente nacional, al menos entre la élite. Éste fue indudablemente obra de los liberales. Las élites modernizadas aprovecharon la ocasión para intentar imponer un programa de cambios sociales y políticos. Su método consistió en lanzar la idea revolucionaria de la nación como soporte de la soberanía. Se cree que la idea de la soberanía tiene…”

Por ello, he estado afirmando por activa y por pasiva que el nacionalismo español es una idea ajena a las Españas y contraria a lo que hizo que el Imperio Español fuera grande. Esta farsa del nacionalismo español es la causante directa de la decadencia española. No tengo ninguna duda de que fue parte del plan de los enemigos del Imperio Español para acabar definitivamente con él.

Y es más, los anglosajones muestran las evidencias sin tapujos, vanagloriándose de su victoria, supongo…

En comparación con otros nacionalismos, se refieren al “nacionalismo español” como españolismo, un equivalente al centralismo. Normalmente con un propósito político controvertido, que puede identificarse con la nostalgia por el régimen de Franco o con una supuesta opresión en aquellos territorios con casos extremos (particularmente ETA en el País Vasco y Navarro) que se usan para justificar un terrorismo que se ve a sí mismo como un conflicto armado por la liberación nacional. En contraste, ninguno de los grandes partidos políticos afectados por esta designación de “nacionalistas españoles” o españolistas, se auto-identifican como tales. En vez de eso, usan la frase no-nacionalistas para distinguirse de los nacionalistas, que es como nombran normalmente a la llamada periferia o las afueras.

De este modo, el nacionalismo español es una especie de tara mental, como he afirmado en un montón de ocasiones, pues se niegan a aceptar su propio nacionalismo.

En 1852, Isabel II, reina de “las Españas”

Visto en perspectiva, en estos doscientos años desde el invento del nacionalismo español, las conclusiones me parecen evidentes: el nacionalismo español ha causado centenares de miles de muertos y es el más peligroso de los nacionalismos ibéricos. Creo no poder equivocarme en afirmar que fue creado por los enemigos de las Españas para dar la puntilla a la destrucción del Imperio Español, y así lo han conseguido.

En fin, que los hechos son los hechos; el pasado define nuestro presente, y conocerlo bien nos permite dar los pasos correctos. Sin embargo, en la actualidad, la propaganda es fortísima y miles de individuos en el Reino de España continúan ofuscados con esas ideas anti-hispanas del centralismo, la nación histórica y la lengua común castellana.

Chapó, para nuestros enemigos europeos, que destruyeron a las Españas con el poder blando del lavado de cerebro.

Y, con la Unión Europea, acabaron por robarle al Reino de España la poca soberanía que le quedaba.

Y, como dije al principio de este escrito, quien quiera enfadarse conmigo por ser el portador de esta verdad, pues es libre de hacerlo. Eso no va a pararme de contarla.