El camino

De una tragedia personal de Herbert Grönemeyer a una canción tan triste como maravillosa.

Esto es arte en su sentido más puro.