Eso de las celebraciones organizadas

No celebro el Hannuka.

No celebro el Ramadán.

No celebro la Navidad.

No celebro el Halloween.

No celebro lo que sea que celebren los budistas.

No celebro lo que sea que celebren los sintoístas.

No celebro lo que sea que celebren los del espagueti volador.

No celebro lo que sea que celebren los de las tropecientas religiones organizadas y desorganizadas.

No celebro lo que sea que celebren los que adoran al dios-estado.

No celebro las vueltas alrededor de este sol, sea cual sea el punto de referencia.

Celebro cada momento que estoy vivo.

Te felicito por cada momento que estás vivo.

Este texto puedes leerlo siempre porque está vigente siempre y jamás.

Si es que hay tiempo.