Más cosas curiosas sobre mi canal de YouTube

Acercándome a los 40.000 subscriptores

Hay quienes se vanaglorian de alcanzar los 50.000 subscriptores en su canal de YouTube en un par de meses, yo me ennorgullezco de estar a punto de alcanzar los 40.000 en diez años y medio.

Para mí, cada persona que aprieta ese botón rojo de subscripción tras ver un vídeo mío es un gran triunfo porque me ha costado un gran esfuerzo.

Porque mi canal no es como el resto, porque mis vídeos muchas veces no son sencillos de entender.

Y ése es mi propósito.

No es que mi tire piedras sobre mi tejado, pero no hago concesiones sobre los temas que trato.

No estoy para el jijijí y el jujujú.

Aunque la propia YouTube no me lo pone tampoco nada fácil.

Hoy mismo he tenido que volver a enviar mi último vídeo a revisar porque su algoritmo había vuelto a marcarlo como “no apto para la mayoría de anunciantes”.

Pero, como es habitual, YouTube lo ha corregido en unas pocas horas… 

“Duro despertar en Cataluña” remonetizado

En esta imagen he capturado también el vídeo anterior para mostrar una anécdota más.

En realidad, considero que mi vídeo “10 Reglas para un estado libre” es mucho más importante, por el tipo de información que transmito, que el vídeo posterior de “Duro despertar en Cataluña“, pero estoy comprobando que si en el título pongo la palabra “Cataluña”, los vídeos atraen más visitas.

Está claro que en estos momentos la actualidad manda.

Pero, esto creo que es cosa de YouTube, me sigue sorprendiendo que de casi 40.000 subscriptores hayan vídeos que no alcancen ni el 5% de visualizaciones en su primera semana.

Éste sí que es un misterio que tengo que resolver.

Y que nadie me vuelva a venir con el sambenito de que tengo que abrir los comentarios porque no es eso en absoluto.

EXCLUSIVA DEL MUNDO MUNDIAL: En mi próximo vídeo voy a tomar partido en un tema reciente en el que hay envueltos extraterrestres; sí, de verdad.