En este sistema neofeudal

¿Cómo descubrir que una persona no tiene conocimiento de cómo funciona este mundo? Cuando mencionas a los Rothschild y no sabe quiénes son.

¿Cómo descubrir que alguien no sabe de economía? Cuando mencionas “divisa fiduciaria” y no sabe de qué hablas y cree que el euro es dinero.

Podríamos establecer la fecha del inicio del sistema neofeudal en el que estamos en 1913, creación de la FED y comienzo del impuesto de la renta en EEUU.

SÍ, sorpresa, no había IRPF antes de la Reserva Federal de EEUU, que no es reserva, no es federal y no es de los EEUU, es privada.

En el libro “Tragedy and Hope” del historiador Carroll Quigley está documentado que el objetivo de los grandes banqueros de principios drl siglo XX era el neofeudalismo.

Y en su plan de establecimiento de dicho neofeudalismo, tener un banco central privado y dominado por ellos, como la FED, era esencial.

En 1971, con la separación del oro del dólar, el plan feudal se completó al 100%.

Ahora se paga el trabajo con vales sin valor (€,$) creados de la nada – divisas fiduciarias, no dinero.

El fraude actual de los bancos centrales es tan grande que podemos llamarlo sin duda “El Mayor Fraude de la Historia de la Humanidad“.

La creación de la UE, diseñada en los ’50 del siglo pasado, en reuniones Bilderberg, es la centralización neofeudal completa y total, la consolidación del plan: Robó la soberanía a los estados.

Por ejemplo, el Reino de España no es un estado ni soberano ni independiente; perdió todas las características necesarias.

Por tanto, es imprescindible romper la UE rompiendo sus estados títere para romper el neofeudalismo imperante actual. 

No hay otra salida.

Sin embargo, la masa siempre es usada y manipulada y, por ello, el colectivismo es un grave error. 

La única lucha efectiva antifeudal es la lucha por la libertad individual.

El libro “Propaganda” de Edward Bernays, sobrino de Freud, demuestra con hechos cómo de fácil es manipular a la masa. 

Seamos individuos.

Así, es la prerrogativa del individuo libre no obedecer las leyes, regulaciones y normas que le perjudican.

No hay otra, excepto la sumisión feudal.