Acepto la dura realidad

Hubo una vez que pensé que los pobres querían dejar de ser pobres, pero me equivoqué: los pobres se forjan ellos mismos sus cadenas.

No hay peor desperdicio para la Humanidad que una mente empobrecida. 

Los colectivistas lo saben, y lo fomentan mediante la educación.

Si a un pobre le dices que con su propio esfuerzo de 3 a 5 años puede salir de la pobreza, responde que prefiere trabajar por una pensión.

Eso sí, si a un pobre le mientes y le prometes que “todo es gratis” y que “tiene derecho a todo“, te amará eternamente. 

No tiene solución.

Un pobre obedece al gobierno de turno y tiene miedo de sus represalias. 

Está convencido de que necesita una autoridad para que le guíe.

Cuando abrí mi blog oroparatodos.org pensé que otros querrían salir de su agujero económico. 

Yo lo conseguí. 

A mi alrededor, nadie más.

Por lo tanto, mi conclusión es que el oro no es para todos, el oro es para unas pocas personas inteligentes. 

El resto se niega a liberarse.

Es futil esforzarse en cambiarlo.

Es una pérdida de tiempo.

Y el tiempo es lo más preciado.

Mi tiempo ya no es el que era.

Ahora, mi objetivo es llegar a formar parte del 1%, y que mis hijos sean del 0,1%. 

El resto, se merecen su miseria mental.

Al principio, nunca pensé que llegaría a estas conclusiones.

Me equivoqué en mi hipótesis inicial.

Pero los hechos son los que son, y acepto esta dura y auténtica realidad.

Así es la vida.

5 comentarios en “Acepto la dura realidad

  1. Se ha hecho creer a la gente que, por el hecho de ser humano, tiene derecho a todo gratis que no tiene que luchar por la vida y por sus propias cosas como ocurre en el resto de los seres vivos y eso es un craso error.

    Pero el mensajito es tan atractivo que ha caído una inmensa mayoría y hasta el punto de creer realmente que, por ejemplo, la vivienda debe ser gratuita porque “la constitución dice que todo ciudadano tiene derecho a una vivienda digna” (y quienes mas se valen de esto son los mayores parásitos que hay, los “okupas”). Vamos, creen que es un derecho tener una vivienda sin hacer nada por ganartela, que “la sociedad te la debe por el mero hecho de ser humano”.

    Y así nos terminarán transformando en una especie blandengue, infantiloide y aborregada, que no se da cuenta que lo que hace el Estado que se pretende imponer es exactamente lo mismo que se hace con los borregos, se les da un cobertizo donde guarecerse, el pienso diario, se les saca un ratito a pasear y así pueden tomar algo mas allá del pienso diario (que no elijes libremente sino que te lo imponen) y, naturalmente, ese “paseito” lo tienes que dar por donde te dejan, que para eso vas bien vigilado, no puedes, de ninguna forma, tomar una decisión individual libre.

    Es alarmantemente patético.

    Le gusta a 1 persona

    1. Puedes decir lo que te dé la gana también, por supuesto. Pero que digas que me equivoco no es lo mismo que equivocarme porque tú eres el equivocado al creer equivocadamente que me equivoco.
      Es más, soy infalible porque soy el autor de este blog. Si tú también quieres ser infalible, escribe en tu propio blog y no comentarios.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.