Cosas que soy incapaz de entender

Hoy he visitado a mi madre y a mi hermano en L’H.

A la vuelta, en el camino al metro, me he fijado en varios carteles.

Primero, uno que animaba a celebrar el Día Nacional de Bolivia.

Curioso.

Luego, he visto otro que animaba a celebrar el Día Nacional de Colombia.

Curioso también.

Y, para finalizar, otro cartel que animaba a celebrar el Día Nacional de Ecuador.

Vaya… cuánta curiosidad en tan pocos metros.

Esto… ¿eso significa que cuando me vaya algún tiempo a vivir fuera de Cataluña debería celebrar la Diada Nacional de l’Onze de Setembre?

Porque, vamos a ver, si uno se ha ido de un lugar a otro será por algún motivo, ¿no?

¿Será porque busca un lugar mejor para vivir que en donde se crió?

Por supuesto, ese objetivo es totalmente loable.

Lo que no acabo de entender es por qué hay que seguir celebrando las fiestas y costumbres del lugar de procedencia.

¿Qué sentido tiene?

Quiero decir, si uno ama tanto tantísimo a su país, y es tan hermoso y genial, ¿por qué marcharse a otros lares?

Si me fuera a vivir a Madrid, por ejemplo, al país vecino – lo digo para trolear, jejejé –  ¿debería bailar sardanas junto al Manzanares, si ni siquiera lo hago aquí?

¿No tendría más sentido adaptarme a las costumbres de mi nuevo lugar de residencia?

¿Quizás admirar las fiestas de San Isidro?

No lo sé, de verdad, soy incapaz de comprender el concepto de patriotismo de aquí, de allá y de todas partes.

Bueno, es una reflexión como cualquier otra.