La Ingeniosa Hidalga Don Quijota del Mancho

¿Ha llegado la hora de defenderse y contratacar?

Para empezar, por supuesto, no tengo nada contra las mujeres.

Porque si tuviera algo en contra no llevaría casado doce años con Olga.

Justo al contrario.

Y en realidad, este tema en el fondo no tiene nada que ver con las mujeres.

Es cuestión de puro lavado de cerebro para ambos sexos.

El asunto no es nada nuevo, lleva ya años y años.

Pero llega un momento en el que uno se pone en bastos.

Mi momento es una serie británica de ciencia ficción llamada Dr. Who.

Es de las pocas que me entretienen, qué le vamos a hacer.

Esta serie lleva ya treinta y seis temporadas, es una clásica.

El protagonista es un alienígena que se hace llamar Dr. Who que viaja a través de los tiempos.

Y es un personaje diseñado originalmente como de sexo masculino.

Un personaje que va cambiando de actor cada cierto tiempo, pero manteniendo su esencia original masculina.

Pero, en estos tiempos de lo absurdo, acaban de anunciar que la próxima versión del doctor lo escenificará una actriz.

¿Una mujer?

¡Venga ya!

¿Como cuando al personaje de Starbucks de la serie de los setenta Battlestar Galáctica lo substituyeron por una mujer fuma-puros en la versión de 2009?

¿O ese remake de Cazafantasmas donde substituyeron todo el elenco masculino por un elenco femenino?

¿O en Star Wars donde Luke pasó años entrenándose para ser Caballero Jedi pero en una de sus últimas películas hay una personaje que en unos instantes ya se lo sabe todo?

No hay que ser muy listo para saber cuál es el plan de todo este desbarajuste.

Quizás haya quien piense que esto es una mera anécdota de una serie de televisión.

Sien embargo, para ser una anécdota se repite, se repite y se repite.

Pronto, atentos porque estos descerebrados enemigos de la Humanidad cambiarán libros de ficción como…

  • La Condesa de Montecristo.

  • La Ingeniosa Hidalga Don Quijota del Mancho.

  • Romea y Julieta, y su amor lésbico prohibido.

  • Oliveria Twist.

Y luego la historia…

  • Alejandra, Reina de las Macedonias (de frutas, claro).

  • Hernanda Cortesa, Conquistadora del Imperio de las Aztecas

  • Napoleona, Emperatriz de Francia.

O vete tú a saber.

Los cambios los realizan poco a poco, y los presentan como avances y progreso.

Y usan a los políticos sobornados, de todo el espectro, para respaldarlos con leyes al respecto.

Así van las cosas, e irán a mucho más si los cuerdos no comenzamos a poner límites infranqueables.

Lamentablemente, a esta situación hemos llegado.

Es ellos o… la supervivencia de la especie humana.