En Sant Vicenç dels Horts

El “truco”

El truco consiste en caminar diez minutos hasta el apeadero de la Colonia Güell.

La Colonia Güell está ya en la zona dos, por lo que podemos usar las tarjetas T10 de una zona dentro de la zona dos.

Aunque las tarjetas T16 de los niños de la zona uno no sirven en el resto de zonas.

Así que vamos todos con la T10.

Por cierto, el diseño de las estaciones grises de los FGC construídas en este siglo es una desgracia arquitectónica, de una mente demente.

Vale, sigamos la narración… 

Hemos ido mis niños y yo, y Olga se quedó en casa, por lo que el viaje, de ida y vuelta, nos ha salido por seis euros los tres.

A Olga no le suelen gustar nuestros experimentos a la aventura, es más, los considera una pérdida de tiempo.

Pero saco a los niños de casa, y eso permite a Olga descansar de nosotros y tener unas horas de tranquilidad.

En Sant Vicenç dels Horts

El pueblo, por lo que hemos visto, no es muy diferente a Sant Boi, pero con menos comercios y más pequeño.

Los diferentes barrios por los que hemos paseado son calcados: barrio obrero con feos edificios, barrio medio con casas pareadas individuales y núcleo clásico con casas de más años.

Todo en un espacio menor.

Aunque no hemos visto el pueblo por completo.

Mis hijos han pasado un rato en dos parques, nos hemos cansado y hemos decidido volver.

El horrible barrio obrero

Como curiosidad, el ayuntamiento usa la misma propaganda ecoestúpida en los contenedores de basura, de igual diseño; si en Sant Boi es “SantBoiNet – SantBoiLimpio“, en Sant Vicenç es “SantViNet

Qué originalidad.

Y los autobuses locales tienen las líneas SV1, SV2 y SV3. 

Como en Sant Boi están las líneas SB1, SB2 y SB3.

Para diferenciarse, los semáforos están pintados de negro, mientras que en SB son amarillos, y las placas de las calles tienen una línea roja en su parte superior.

Es decir, todo marcado por el mismo patrón, por supuesto.

Anoto este pueblo para no vivir en él.

Otro día, visitaremos otro pueblo más de los alrededores, aunque me temo que Olga seguirá llevando razón.