Uf, casi no escribo hoy

Hoy, sin foto.

Acabo de darme cuenta de que hoy no me había parado a escribir unas letras, y he estado a punto de caer en el sueño.

Casi como ayer.

Y el caso es que, actualmente, escribir se ha convertido en algo tan sencillo que lo damos por hecho.

Despreciamos los libros de papel por haberse convertido en algo común.

Y durante siglos, los libros han sido Tesoros, con T mayúscula.

He visto comercios que vendían los libros por peso.

He visto libros que han superado el siglo que ni a 33 céntimos de euro los querían.

Qué pena.

Se han tergiversado los valores, y lo caro se considera barato, y lo barato se considera caro.

Se aprecia lo irrelevante y se desprecia lo relevante.

Sé que es una paradoja defender el papel desde un espacio digital.

Pero cuanto más sé de tecnología más aprecio lo real.

Lo que ha superado los siglos de experiencia.

Sí, casi se me ha olvidado escribir hoy, con un dedo en un teclado virtual de un móvil.

Pero escribir, escribir, como en papel y con tinta, a mano, no hay mayor experiencia humana que se le compare.

Y, un día, cuando caiga esto de lo digital en la efemeridad del instante, los Tesoros volverán a ser lo que se merecen por su virtud.

Un comentario en “Uf, casi no escribo hoy

  1. Comparto completamente tus sentimientos con respecto a lo que está pasando con los libros, casi no puedo dar crédito a lo que está pasando, se les está rebajando al concepto de basura inútil que hay que sacar de las casas. La gente debe pensar que cómo ya está todo en Internet los libros sólo ocupan sitio, y acumulan polvo que hay que limpiar.
    Para mi el libro que estoy leyendo, o leí, y que conservo siempre, es el nexo material y “espiritual” que me une con la mente, la consciencia, los conocimientos, las ideas, del ser humano que lo escribió, es cómo si esa persona estuviera frente a mi, y eso es una realidad inexplicable por mantener en el tiempo y el espacio la comunicación e información que se habría perdido poco a poco.
    Quien ya no valora los libros que tiene acumulados desde que empezó a leer hace más o menos años, es qué aún no se ha dado cuenta de que tenemos sin resolver el mayor misterio que nos concierne a cada uno de nosotros: NO SABEMOS QUE SOMOS, y gracias a la aparición de la escritura, que empezó de repente en Sumeria (actual Irak) hace 5.000 años hemos podido irnos transmitiendo los conocimientos que teníamos y así poder seguir evolucionado hacia un futuro inimaginable actualmente.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.