Me paso al 1%

Está decidido.

A esta hora debería estar durmiendo, pero no.

Estoy escuchando forzadamente un ruído al que llaman música, a todo volunen, en directo, que resuena en todo el edificio.

No tengo ni puñetera idea qué canción es, pero es la enésima vez que la cantan.

Una puñetera canción que ni supieron acabar el estribillo y pusieron un “lalalá“.

Abandono definitivamente a esta escoria.

Definitivamente no tengo nada que ver con esta especie de clase subbaja.

Me paso al 1%.

Y mi objetivo es luego pasarme al 0,0001%.

A la clase inteligente cuyo objetivo es controlar y destruir a estos subseres que ahora están disfrutando.

Me da igual lo que le pase a esta gente.

Subo mi nivel de asociabilidad que les ignoraba a la asociabilidad de malvado elitista que los machacará y los pisará.

¡Les declaro mi enemistad eterna!

¡Jajajá! – risa malvada haciendo un eco silencioso.

Me quedan cuatro días en este mundo y no me da la gana acabarlos esperpénticamente como estos subseres!!!

Ahora son justo la una de la madrugada.

Y suena “The Rivers Of Babylon” de Boney M, donde alaban a Sion.

Lo que faltaba.

Debería de estar durmiendo y no escribiendo estas tonterías.

Daddy, daddy cool… Rasputin… O, es un mix…

¡Los aplastaré sólo por destrozar la sagrada palabra de Boney M!

Jajajá!!!

ZzzzZzzZzzZzzZzz…

10 comentarios en “Me paso al 1%

  1. Eso de irse al monte es ponerse, ahora hay muchas casas que están en venta aunque no sé cómo andarán los precios. Y seguro que tienes que reformarla, aunque eso para mí también tiene su toque romántico, aunque sea mucho trabajo físico.
    Lo único que hay que pensarse es si el aislamiento es bueno para los niños, ya que ellos aún no tienen mucha experiencia en la vida y seguirán en esta tierra cuando tú te mueras, al menos teóricamente. Qué suerte que yo no tengo hijos.
    Saludos.

    Me gusta

    1. Qué suerte que sí tengo hijos. No los cambiaría por nada del mundo. Vivir en un lugar aislado no significa estar separado del mundo al 100%, no nos vayamos a los extremos, por favor.
      Todo depende de las circunstancias, quizás sea una mansión con servicio incluído, como en los vídeos de las mansiones que puedes encontrar en el menú de este blog. ¿No había dicho que me pasaba al 0,0001%?

      Me gusta

      1. Ah sí, es verdad. El 0,0001%.

        Pues entonces, ya sabes: Fijarse un objetivo, concentrarse en él, y dirigir todas las fuerzas hacia él.

        Lo de tener hijos o no no lo decía con mala intención. Simplemente pienso que yo tendría muchos problemas con las autoridades y con la sociedad que me rodea, si los tuviera. Que si vacunarlos o no, que si llevarlos al colegio o no, que si bautizarlos o no, que si televisión, ordenadores, juegos, educación sexual, etc. Por todos lados son presiones sociales. No quería decir con eso que los hijos sean una molestia, antes al contrario. Pero claro, uno se ve obligado a decirle a sus hijos lo que les dices tú: “Portaos bien y haced como si estuvieráis de acuerdo para no llamar la atención”. Como si vosotros fuérais los bichos raros, y no ellos. Una persona coherente y cabal que hay, y tiene que esconderse. Qué triste.

        Por cierto que aquí en Alemania hay bastante más gente que “piensa diferente” y no se siente tan fuera de lugar, ya que, o bien somos algunos más que en España, o bien nos organizamos mejor, no sé. El caso es que es relativamente fácil encontrar otras personas que piensan como nosotros sin tener que sufrir muchos agravios e insultos. Aunque bueno, esta semana ya se ha puesto en duda la integridad de mi salud mental por querer usar sal sin flúor.

        Saludos.

        Le gusta a 1 persona

      2. Tranquilo, que no me lo he tomado mal. Sé que cada cual tenemos nuestras elecciones. Mi mujer y yo elejimos tener hijos con todas las consecuencias. Y no nos va tan mal, al contrario. Aunque, por supuesto, hay que andar con cuidado con el estado porque se creen propietarios de todos nosotros.
        No tenemos problemas con lo que piensan los demás porque sencillamente no nos importa lo que piensan los demás y les ignoramos. Hemos tomado nuestras propias decisiones, acertadas o erróneas, sin consultarlo ni con nuestros familiares. Así funcionamos.
        Esta bien que en Alemania haya gente que “piense diferente” pero precisamente cuando se piensa diferente no se busca la aprobación de los demás. ¿O sí? No sé. Por mi parte nunca he buscado la aprobación de los demás y no me ha ido mal sino al contrario.

        Me gusta

      3. Sí, tienes toda la razón. En último término vivimos como queremos sin consultar a nadie (siempre respetando a los demás, claro está). Aún así, a mí me carga un poco el no poder hablar libremente sobre algunos temas porque en seguida se ve uno criticado. Pienso que eso coarta bastante la libertad personal. Y el pasar por esta vida ignorando a amigos y familiares no me parece la situación óptima. Es decir, yo no creo vivir pendiente de la opinión de los demás pero al menos me gustaría tener un círculo de amistades que acepte mi forma de ver las cosas, aunque no piense igual. Porque de facto me veo casi todos los fines de semana aquí en mi casa, leyendo el vlog de José Manuel Goig y mirando vídeos de otras personas con pensamiento parecido, en lugar de salir a compartir mi tiempo con “gente de carne y hueso”. Y lo triste es que ya ni me apetece salir con gente “real”, ya que las conversaciones y las mentalidades son tan sub-todo (me encantan tus conceptos “clase subbaja”, “subseres”, etc.) que no me hacen crecer como persona en absoluto. Simplemente no me apetece perder mi tiempo con estas personas.
        Esta situación me parece muy triste. Que conste que no estoy llorando mis desgracias, ni nada. Estoy muy a gusto como estoy. Pero me parece una situación “sub-optimal”, como dirían aquí los intelectualoides teutones.
        Saludos.

        Le gusta a 1 persona

      4. Como mínimo, gracias a la tecnología vamos encontrándonos, que hace 20 años todavía estábamos mucho más aislados. Esta conversación no habría sido posible, más que nada porque hace 20 años ni sabía como conectarme a internet.
        Como mínimo, ahora sabemos que hay otras personas con pensamientos afines. Aunque nuestra situación pueda parecer “sub-optimal”.

        Me gusta

      5. En eso de la comunicación a través de internet también llevas razón. Y lo último que tengo que decir: Si yo no fuera ya cuatro años mayor que tú, me habría encantado que fueras mi padre. Sobre todo por las patatas fritas, je je.
        Saludos.

        Le gusta a 1 persona

  2. ¡JA JA JA! Me he reído mucho con este texto tuyo.

    Te comprendo perfectamente. Yo soy igual.
    Pero me vine a vivir a Alemania y ahora vivo en un barrio igualmente obrero, donde 364 días al año no me molesta ningún ruido extraño.
    Porque aquí hay otras normas. Aquí incluso puedes echar a un vecino del piso si su perro te molesta ladrando. Porque la mayoría de los pisos son de alquiler, y esos pisos son propiedad de empresas, no de personas particulares. Hay NORMAS DE CONVIVENCIA que incluso a mí me molestan a veces, pero prefiero renunciar a un par de cosas a cambio de poder dormir los domingos. Y si no, me quejo al administrador y él ya se encarga de echarle un buen rapapolvo al inquilino molesto.

    Quizá sería una solución para tí. Otra propuesta es irte de vacaciones la semana en que sean las fiestas del barrio. Eso es lo que hacemos aquí en Colonia cuando llegan los Carnavales. Cambiar de barrio no lo veo muy eficaz. Mi hermano vive en un barrio muy pijo de Madrid y el verano pasado estando en su casa de visita me despertaron los vecinos que estaban justo debajo de mi ventana a las 02:00 de la mañana charlando y riendo a mandíbula batiente. Estoy hablando de empleados de banca, abogados, etc. Gente muy pija. O sea, que en todas partes cuecen habas. Esto tiene que ver simplemente con el calor y con los españoles, que no tienen sentido del respeto.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, ese texto me ha salido producto del insomnio 🙂
      Pues seguro que es como dices. Lo cierto es que mi objetivo es lograr irnos a vivir a un lugar aislado, quizás en medio de un monte, no sé. Este último año no ha podido ser, veamos en los próximos meses.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.