Los vídeos que me gustan ver

Sí, puede sorprender a algunos, pero los vídeos que me gustan ver ahora mismo no son sobre “conspiraciones“.

Porque, básicamente, hay poco ya que me sorprenda en el tema de la búsqueda de la verdad.

Así que, miro vídeos sobre justo lo contrario, y sobre todo en inglés.

Vídeos sobre temas diferentes, vídeos que me muestran otra manera de vivir y otra manera de hacer las cosas.

Porque soy humano y nada humano me es ajeno.

Tomemos, por ejemplo, los vídeos de Casey Neistat, al que sigo desde el verano pasado.

Casey Neistat tiene ocho años menos que yo, es pro-Hillary, vendió su empresa a la CNN, es millonario, vive en Nueva York y se inventó a sí mismo proveniente de una familia desestructurada. 

Una historia vital de película, vamos.

Es decir, tiene una vida prácticamente opuesta a la mía.

¿Y por qué miro sus vídeos?

Pues porque una vez vi una peli de Hong Kong que se llamaba “El luchador novato que aprendió hasta del gato“.

¿Se entiende?

Lo peor que puede hacer uno es encasillarse y revolverse en su burbuja.

Y, en verdad, hace tiempo que tengo ganas de hacer vlogs diarios, incluso antes de descubrir los vlogs de Casey Neistat y otros como él.

Por ejemplo, también el verano pasado hice una serie corta de vídeos familiares con música que publiqué sólo en este vlog en exclusiva.

Y hace unas semanas, probé a hacer unos vídeos cortos basados en Snapchat, que dejé de hacerlos porque a Olga no les gustaron.

Sí, mi familia es la única influencia poderosa sobre mí que puede lograr que deje de hacer algo.

Pues eso, sé que la audiencia actual de mi canal de Youtube no es muy proclive a mis experimentos; es más, cada vez que hago uno se desuscriben en masa.

Pero, lo siento por ellos, porque mi canal nunca ha pretendido ser un canal “conspiranóico” y hago los vídeos que me satisfacen más, gusten o no gusten.

Como siempre he hecho aquí en este blog, también.

Y como siempre hago en todo lo que hago.

Al fin y al cabo, soy un creador multifacético que creo en múltiples plataformas.

Quizás en un par de siglos incluso me hagan un huequecito en la Wikipedia, o la loqueseapedia que haya entonces, quién sabe…

Pues eso, que me he ido por las ramas, que en cuanto me anime, sorprendo con vlogs 180 grados diferentes a los que hago ahora.

Espera lo inesperado.