Época abierta

Acabo de activar la opción para que los buscadores encuentren este blog, tras un largo tiempo evitándolos.

A lo largo de los años de existencia de este blog he experimentado con diferentes tipos de contenido, diseño y extrañas ideas.

Ahora que tiene un dominio propio principal pagado por un año, voy a ver si soy capaz de aumentar sus lectores.

Voy a ver si soy capaz de escribir un post al menos una vez al día durante un año, o más.

Quizás es que ya entro en años y cada vez tengo menos ganas de experimentar y de innovar, y quiero que este blog se parezca a un blog “normal“.

Sencillamente escribir sobre lo que se me ocurra de una manera constante.

La clave es constante, porque escribir sobre lo que se me ocurre, eso ya lo hago.

Ya no tengo excusa, dispongo de los aparatos adecuados y de la técnica necesaria.

Y si éste es un blog personal, lo que le toca es que sea eso, personal.

Una descripción de mi cotidianidad.

Vamos allá, para que este blog llegue donde ningún otro de mis blogs ha llegado antes.

Nada de intenciones, sencillamente, hacerlo.

Y lo escribo desde mi móvil, acostado en mi cama, a punto de dormirme, los ojos se me están cerrando.

Así que, mañana más.