¡Qué bestias!

Joder, es como si Youtube me hubiera puesto delante de un pelotón de fusilamiento…