La censura monetaria de YouTube ya toca a los “famosillos”.

Hace unos meses me encontré que, sin previo aviso, Youtube me había desmonetizado 101 vídeos por “controvertidos“. Desde entonces, de vez en cuando, tengo que luchar para que no me desmoneticen los nuevos vídeos. 

Eso me pasa por explicar lo que los medios no suelen explicar 😛

Como mi canal es pequeñín, aunque ahora felizmente está en alza, pues nadie lloró por mí, cosa que entiendo que no es necesario porque ya puedo arreglármelas por mí mismo. Pero ocurre que por muy pequeño que sea el síntoma, la enfermedad está presente…

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.

Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.

Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

Martin Niemöller

Ahora, esta censura monetaria, cuyo objetivo es ahogar económicamente a quienes se desvíen de la versión oficial ha llegado a los canales con más envergadura en cuestión de subscriptores, y, claro, ya están llorando…

YouTubers are freaking out about money and ‘censorship’

YouTube declares war on pollitically incorrect opinions

H3H3 explains the recent YouTube censoring problem

Bueno, hubo un momento en el que pensé en dejar YouTube, pero al final me retracté y decidí continuar, aunque a mi manera – cerré los comentarios y la visualización de las estadísticas en los nuevos vídeos. Y mi canal está despegando 😀

En realidad, no es una cosa sólo de YouTube, también Twitter y Facebook firmaron un acuerdo con la UE para censurar a todo aquél que opine diferente a la mentira oficial.

Y, si hacemos caso a las declaraciones de la candidata estadounidense, Hillary Clinton, la cosa va a ir a peor. ¿Llegará al nivel de Arabia Saudí y China?

No se vayan, que aún hay más.