¿A esto lo llaman «progreso»?

Las comparaciones no son odiosas, nos dan una idea de la realidad que nos rodea.