Dejemos de actuar como unos goyims cualquiera

De verdad, al próximo que me envíe un correo para alumbrarme sobre el malvado plan de los sionistas para separar Cataluña del paradisíaco Reino de España lo bloqueo.

Porque, vamos a ver, la gente está tan obsesionada con el sionismo para justificar todos los males de este mundo que se ha vuelto ciega. ¡En lo que hay que obsesionarse es en encontrar soluciones para arreglar las cosas!

Sí, claro, los sionistas dominan el dinero. Eso es un hecho. ¿Y por qué es así? Vayamos un poco al pasado. A la “inteligente” decisión de hace siglos de los alemanes de prohibir a los judíos ejercer cualquier otra profesión que no fuera la de mercader. ¿Qué ocurrió? Que a los judíos no les quedó otro remedio que hacerse ricos para contrarrestar las injusticias legales que el resto de la población ejercía contra ellos. ¿Resultado? Se hicieron tan apestosamente ricos que acabaron girando las tornas. Ahí tenemos a los Rothschild como principal ejemplo. Y de ahí apareció la idea política del sionismo.

Entonces, ahora vayámonos más lejos en el tiempo, a Sun Tzu y su “Arte de la Guerra“: “Conoce a tu enemigo como te conoces a ti mismo“, o algo así.

Fijémonos como una minoría ejerce su poder sobre una mayoría. ¿Cómo lo hacen? ¿Qué mecanismos utilizan? En vez de quejarnos y lloriquear sobre los malvados sionistas que dominan el mundo, deberíamos estar aprendiendo de ellos sus estrategias y herramientas que utilizan para hacerlo.

Las victorias en las guerras no están en el número, por eso estar en la mayoría no sirve de nada, sino en la inteligencia aplicada. Y sin duda los sionistas han sido más inteligentes que el resto. Dejémonos de bobadas y seamos también inteligentes; aprendamos de la gente con éxito.

Mira, me da igual quedarme solo. Mi objetivo no es salvar al mundo sino llevar a mi familia a la mejor situación posible. Si tengo que tratar con los sionistas para ello, lo haré. Si tengo que luchar contra los sionistas para lograrlo, lo haré. Pero no me voy a quedar satisfecho porque sepa que los malvados sionistas dominan el mundo con sus malvados planes. Lo que voy a hacer es aprender lo máximo que pueda y aplicar mis conocimientos adquiridos para mis propios objetivos.

Hala, dejo aquí esta peli de Kung Fu que vi en VHS en los años 80 del siglo pasado: “El luchador novato que aprendió hasta del gato“. A disfrutarla, a ver si alguien se da cuenta de por qué la menciono…