¿Cuál es nuestro nivel máximo de tolerancia a la diferencia?

En todos los libros para alcanzar el éxito recomiendan que seamos únicos y diferentes, en definitiva, nosotros mismos.

Pero para alcanzar nuestros objetivos no nos queda más remedio que servir al número máximo de personas posibles.

Nadie puede alcanzar la riqueza material si lo que ofrece no es aceptado por muchas otras personas.

Sin embargo, las personas suelen aceptar y recompensar solamente según lo que necesitan, y entra en su campo de comprensión de lo que consideran “normal“.

Por lo que buscar ser único y diferente puede acabar siendo contraproducente si se sobrepasa el límite que los demás tienen de tolerancia a lo desconocido.

En ese caso, el producto o servicio tan único y diferente que ofrecemos no sirve para absolutamente nada.

Bueno, sí, para que en un distante futuro alguien diga que nos adelantamos a nuestro tiempo. Creo que a nuestras cenizas no les servirá de nada saberlo.