Conexiones en imágenes

Primero…

image

Luego…

image

“Hola ISIS… SÍ, ya no se están tragando mis trolas. No puedo protegeros tíos.”

image

“Ese tío de la CIA nos dijo que si ayudamos a estos tipos de ISIS nos dará alguna pasta.”

Unos dicen…

image

“Tras sólo 72 horas de ataques aéreos, Rusia asegura que tiene a ISIS bajo las cuerdas… Nos hace preguntarnos qué ha estado haciendo EEUU durante los pasados 13 meses.”

Y otros…
image

image

“¿Es esto un espectáculo aéreo?”

Pero sabemos que…

image

image

“Israel está al lado del presidente François Hollande y del pueblo francés en la lucha contra el terrorismo. En nombre del pueblo de Israel, presento mis más sinceras condolencias a las familias desoladas y un pronto restablecimiento a los heridos.
Benjamin Netanyahu.”

¿Qué pasó con mi libro “Secretos del Dinero” en Amazon?

Secretos del Dinero: Descarga mi libro gratis al recibir el boletín

Desde hace un tiempo ya no está disponible mi Best SellerSecretos del Dinero: El libro que los banqueros no quieren que leas” en Amazon.

¿Por qué?

Hace unos meses recibí un correo de Amazon diciéndome que algunos lectores habían rechazado el libro porque tenía problemas en su formato, y que, si no lo resolvía, lo retirarían de la venta.

Claro, después de varios años a la venta y unos cuantos miles de lectores me vinieron con esas.

(Recordatorio: Añadir aquí una captura de pantalla de cuando “Secretos del Dinero” estuvo en los primeros lugares de venta para el Kindle en la sección de economía de Amazon, compitiendo con libros de economistas mediáticos.)

Y claro, no le hice puñetero caso al correo de Amazon.

Y claro, Amazon ejecutó su amenaza.

Así que, ahora mismo “Secretos del Dinero: El libro que los banqueros no quieren que leas” está sólo disponible en Amazon en su versión en catalán, cuya edición es la primera, es decir, con un capítulo menos.

Para poder disfrutar de su segunda edición, en castellano, los lectores pueden suscribirse mi “El Reporte Semanal” porque recibirán el enlace para su descarga en pdf dentro del boletín.

Es la edición completa, con el formato original, tal como lo escribí.

Lo que me ha ocurrido con Amazon, como lo que me pasó con Youtube, es lo que suele ocurrir cuando los creadores tratamos con terceras partes para distribuir nuestras obras. Cierto que se llega a un público más amplio, pero no sé si vale la pena permitir que las terceras partes se crean que pueden imponer sus reglas.

En “mi mundo“, las reglas las impongo yo.

Y sé cómo hacerlo – Sí, es una amenaza en toda regla, valga la redundancia 😛

 

 

 

¡Qué gran espectáculo!

image

Y con la “muerte” del “cabecilla” de los “ataques” de París, acaba este primer acto de esta aburrida y repetitiva obra, dentro de la serie “Falsas Banderas” o “Cómo manejar a los pardillos carne de cañón a nuestro antojo”.

Da igual si los ataques fueron organizados por Qatar con ayuda del MI6, o si fue directamente la CIA, la obra siempre sigue el mismo guión.

Y es que si funciona y sigue de actualidad, ¿para qué cambiarlo?

El caso es que los que son acusados de las masacres siempre mueran en enfrentamientos contra la policía para que haya un final “feliz”. Porque, claro, detenerlos para que hayan juicios públicos sería de mal gusto.

En realidad, el resultado final suele tener una de estas dos situaciones:

  1. Matan de verdad a los cabezas de turco para que no hablen, aunque mucho tampoco saben. Al fin y al cabo, eran gente que había que eliminar de todos modos.

  2. Se realiza la apariencia de que mueren pero en realidad cobran su sueldo como actores y se retiran a algún lugar de vacaciones hasta el nuevo espectáculo.

Eso me recuerda a esa otra gran obra que llamaron “Segunda Guerra Mundial”. Al actor que realizó uno de los papeles protagonistas, el de Adolf Hitler, quizás el mejor porque era el “malo”, un gran papel dramático sin duda, se le permitió un retiro dorado mientras a la población se le contó el camelo de que se había “suicidado” en un búnker. Eso sí, la película “El Hundimiento” es una película muy bien realizada y sigue muy bien la fantasía de la historia oficial.

Así pues, las mentiras se consolidan como verdades en las mentes del gran público, y los planes continúan su curso con la bendición de los espectadores.

Baja el telón de este acto.

¡Un gran aplauso!