La guerra de subversión psicológica según la KGB

Yuri Bezmenov, antiguo propagandista de la KGB, que se escapó a occidente durante los años 70 del siglo pasado, explica con pelos y señales cómo se subvirtió la sociedad occidental para que aceptara las ideas colectivistas.

Según él, el presupuesto de la KGB consistía en un 15% para espionaje clásico, y un 85% para la propaganda e influencia en los países enemigos.

Y tal como demuestra en sus charlas, para los propagandistas de la extinta URSS fue extremadamente fácil subvertir a las sociedades ilusas occidentales, comenzando por la de EE.UU.

Sin duda, las repercusiones las sufrimos todavía hoy en día.

Para los que entendáis inglés, es una lección muy instructiva y abridora de ojos…

Yuri Bezmenov: Deception Was My Job (Complete)

Yuri Bezmenov: Psychological Warfare Subversion

4 comentarios en “La guerra de subversión psicológica según la KGB

  1. No pude ir a un país de habla inglesa como para entenderlo solo escuchando, pero bueno, supongo que se referirá a eso de la “psicología inversa” y lo mucho que se trabaja la propaganda. De todas formas, en Occidente, mucha gente cree que el comunismo es lo peor y esa propaganda no les hizo mella; supongo que es el águila de dos o tres cabezas… del gobierno mundial.

    Me gusta

    1. Yo practiqué inglés leyendo cómics de Spider-Man y X-Men, y escuchando las letras de las canciones mientras las leía. No me hizo falta ir a un lugar que hablaran inglés.
      En todo caso es posible que los vídeos estén subtitulados en alguna parte, porque no van por donde te imaginas.

      Me gusta

      1. Pero dilo todo; también yendo a clases, y hablándolo con gente nativa, pero eso, no te da la suficiente fluidez como para entender un vídeo SIN ESFORZARTE y como hablen demasiado rápido… pues como que no.
        En cuanto a lo otro, la tontada de los andaluces, no me has respondido.

        Me gusta

      2. No, las clases del colegio y el instituto no hicieron que mis compañeros hablaran y entendieran inglés. Y no, no practiqué con nativos. Ahora es mucho más sencillo para habituar el oído con las películas en versión original también subtituladas en versión original. Pero claro, requiere su tiempo y esfuerzo.
        ¿Qué hay que responder ante la tontada de los andaluces? Pues eso, que es una tontada.

        Me gusta

Los comentarios están cerrados.