La comodidad fabrica cobardes

Me he encontrado con que se dice que todavía faltan 18 meses para que Cataluña se independice. ¿Qué? ¿Están de coña?

“Si los separatistas catalanes ganan una mayoría de escaños, Cataluña operará como un nuevo estado dentro de 18 meses”

Josep Lluís Alay (@josepalay):
If Catalan separatists win a seat majority, Catalonia will operate as a new state in 18 months http://mobile.nytimes.com/2015/09/12/world/europe/catalans-campaigning-for-independence-march-in-barcelona.html?referrer=&_r=0 http://pic.twitter.com/rdIYI0NPgK

¿Has ido alguna vez en el metro de Barcelona? Si es así te habrás fijado que de vez en cuando te encuentras con músicos ambulantes pero nunca nunca te los encontrarás cantando en catalán. ¿Sabes por qué? Pues porque los catalanoparlantes tienen la barriga denasiado llena y se les caería los anillos por bajar al metro y ponerse a cantar por limosna. No, la mentalidad catalana es comodona y orgullosa, y sencillamente se pasan de listos.

Tienen esta cosa que llaman “seny” (se pronuncia “señ”) y se creen los reyes del mambo. Son los defensores del “ahora no toca” y del “cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa “. Y mientras se pasan de listos e inteligentes, pasa el tiempo y se les adelantan otros lugares en los que sus poblaciones sí que ansían ser independientes, y lo logran sea como sea. Incluso algunos se inventan sus estados, como en el caso de Liberland.

Así, pasan los años y los catalanes sonríen entre ellos porque tienen “una estrategia” que los llevará a su independencia haciendo “las cosas bien hechas“. Claro, pidiendo perdón por existir y pidiendo disculpas a su papá España.

Y lo que pasa es que la comodidad crea cobardes. Y es que la sociedad catalana, la que se hace llamarse a sí misma “sociedad catalana“, está sometida a su propia mentalidad aburguesada que da vueltas sobre sí misma para no llegar a ninguna parte.

Pero claro, ¿qué se puede esperar de quienes avisan por megafonía dentro de los trenes que hay que respetar los asientos reservados o en las estaciones que no hay que sentarse en el suelo? Esos constantes mensajes sonoros que insultan la inteligencia de las personas y fomentan el cínico civismo.

¿Y qué se puede esperar de una gente obsesionada con vigilar constantemente para controlar a su población con tantas cámaras por todas partes? Nada bueno, sin duda.

¿Quién podría fiarse de una gente que defiende la obligatoriedad de las vacunas, que mantiene un sistema educativo para crear ignorantes funcionales? Lamentablemente no me fiaría ni un pelo de esa gente, ni de los que se hacen llamarse “autoridad” ni de los que les obedecen.

Dicha sociedad catalana es una sociedad disfuncional que se olvidó de lo que significaba el concepto de la palabra “libertad” y que juega a creerse que lo sabe todo, pero que en realidad no tiene ni puñetera idea.

Se creen que una ruptura se puede hacer civilizadamente y que todos van a quedar como amiguitos. Los catalanes son tan ilusos que se han dejado manipular para creer que en su República Catalana podrán atar a sus perros con longanizas, o con fuet, desde el primer día. Están tan alejados de la realidad que son incapaces de comprender que tendrán que sacrificarse y enfrentarse al vacío e inventárselo todo desde cero.

Y se creen que llegarán a eso con manifestaciones, cancioncitas, votaciones teatrales y siguiendo a los mismos políticos corruptos de siempre. Ah, sí, no toquemos a sus políticos, porque serán corruptos, pero son sus corruptos.

En fin, que estos catalanes viven en esta burbuja de despropósitos, creada por su cómoda cotidianidad, y manejados como un rebaño manso al antojo de unos cuantos listillos de patio de colegio, desde el país vecino y desde dentro de ellos mismos.

Venga ya, ¿18 meses más? Repito, ¿están de coña?

Porque estás embarazada o no estás embarazada, te idependizas o no te independizas, pero no te pasas la vida en el limbo del sí pero puede que no. Quien lo hace así es porque en realidad no sabe lo que quiere, y ya le está bien la situación de su cobardica comodidad.

Si te quieres independizar, te independizas ya, y punto. Sin más. Ya lo has hecho. Ahora eres responsable de ti mismo y de tus actos. Y no hay vuelta atrás, le guste a no al resto.

Y yo que pensaba que esto era obvio. En fin, pasemos un (es)tupido velo.