Informe desde el planeta Gea

La verdad, a veces me pregunto para qué he vuelto de nuevo a este manicomio de planeta.

Nada ha mejorado, nada han aprendido.

Podríamos dejar de perder nuestros esfuerzos en este trozo perdido del Universo porque… ¿para qué?

¿De qué nos sirve realmente infiltrarnos entre la población como si fuéramos uno más de ellos?

¿Somos en el fondo una raza de seres masoquistas?

Si llevamos eones en paz con nosotros mismos, ¿qué nos empuja a pretender que otros seres van a querer estar también en paz consigo mismos?

Al parecer, estos seres humanos no lo desean, y no acabo de entender para qué tenemos que mostrarles el camino.

De verdad que somos pretenciosos… en el fondo.

Y, ¿estos informes?

¿Para qué?

Como si no supiéramos ya lo que van a contener…

Que sí, que la mayoría de la población humana desconoce de nuestra existencia, y quienes lo hacen, desearían no hacerlo.

Que sí, que la parte negativa está más desarrollada en estos seres que la positiva.

Que sí, que su sufrimiento es alimento de los cuatro dimensionales.

Que sí, que hagamos lo que hagamos no podemos ayudar a quiénes no desean ser ayudados, o desconocen que necesitan nuestra ayuda.

Menuda encerrona.

Si fuera por mí, votaría por abandonar esta misión incluso antes de habérsenos ocurrido diseñarla.

Si tuviéramos tiempo, lo estaríamos perdiendo.

He de mostrar que disiento, que esta situación no me parece correcta en absoluto.

Pese a ello, aquí está mi recuento de lo que me he encontrado en esta fase que vuelvo a ser de carne y hueso.

He observado desde dentro, sin recordar lo que era yo realmente.

He vivido como uno más, aunque intuyendo que no era como ellos.

He sufrido al descubrir mi esencia y naturaleza.

He recuperado el sentido de mi misión para transmitir este informe a la base.

He comprendido que volveré a olvidar hasta completar mi existencia carnal y no levantar sospechas entre mis congéneres humanos.

He aquí mi informe, lo que he visto y lo que no, lo que he imaginado y lo que no.

Y, de nuevo, adelanto que no hay remedio, que dejemos las cosas como están, porque en este paralelo así es como tienen las cosas que ser.

[El informe es este blog]

2 comentarios en “Informe desde el planeta Gea

  1. LA MENTE DUAL Y EL ESTADO

    Capitulo 8 de mi libro “La Revolución Social de 2025” que se puede leer completo en http://www.josecoines.es.tl directamente en el teléfono móvil. Se pone en evidencia que la “lucha” es entre el “homo sapiens” y el “homo intelligens” u Hombre Universal.

    CAPITULO VIII

    LA MENTE DUAL Y EL ESTADO

    Para aclarar lo que es el Estado según el “homo sapiens” en nuestra ėpoca, nos referiremos a la creación del Estado en el modelo capitalista como quizás el último bastión del ego humano para gobernar.
    En los primeros capítulos nos hemos referido al Estado como una organización oculta al servicio de la oligarquía internacional, este modelo de Estado lo ha creado la mente dual o el intelecto, ego o yo de la personalidad, también llamado mente pensante o concreta y es el desarrollo de un modelo inventado por la mente pensante, racional, que es parcial, analítica, divisoria y egoīsta y que en su face psicológica, se transforma en dictatorial y fascista por el miedo cuando ve atacada su seguridad.
    Esta mente es parte del cerebro integral y su función es ayudar, racionalmente, a las necesidades de la especie humana en su parte concreta, en sus necesidades materiales y para abastecer los recursos naturales para la supervivencia de la humanidad.
    Pero, como en su esencia psicológica, es egoísta y tiene un gran apego a la propiedad de las cosas, luchará con todos sus recursos para defender lo que cree que le pertenece aún a costa de cometer crímenes cuantiosos y horrendos contra la humanidad.
    Este ego desarrollado enormemente por le educaciön y las tecnologías modernas no es apto ni se le puede permitir gobernar, como ha ocurrido hasta ahora con el “homo sapiens”, su función es la investigación científica y tecnológica junto a otras manifestaciones de la cultura para proveer a las necesidades materiales de la humanidad.
    Por lo contrario gobernar le corresponde a la inteligencia humana a través de la mente funcional o abstracta, que es integral, anónima y holística, no-egoísta y con una sensibilidad intuitiva que impregna a la inteligencia humana o inteligencia biológica para vibrar al unísono con la inteligencia universal, que es integradora, anónima, y que tiene valores atemporales como la sabidurīa, la inteligencia humana, la integración, la solidaridad, el verdadero amor, la compasión, la felicidad, la salud, la justicia universal, la mutación o revolución, la libertad, el conocimiento de sí mismo y la conciencia libre; en contraposición con los valores del ego que son egoístas, comprometidos y contaminados, acaparadores, que busca la riqueza, el poder para explotar a los demás; depredadores de la naturaleza y de todas las especies, y sus conclusiones son frías, sin compasiön y sin verdadero amor por la humanidad y toda la naturaleza.
    El ego psicológico en realidad es una ficción virtual, creada por el yo de la personalidad y actualmente afianzado por toda la cultura y los poderes establecidos.
    Asi, el gobierno social, surgido de la inteligencia biológica o integral gobernarå de forma asamblearia y transparente, de uno para todos y todos para uno y reemplazarå al Estado actual como organización oculta, sin políticos, sino con especialistas cientīficos en cada uno de los departamentos de recursos del planeta, empezando por inventarios de los recursos locales para intercambiar a nivel planetario con experiencias y también recursos a nivel planetario para surtir a cada ser humano de alimentación, vivienda, educación, servicios sanitarios y prevención de la salud natural de toda la humanidad.
    En nuestra época con las tecnologías modernas, los robots y las nuevas ciencias promovidas por la inteligencia humana, la organización de la sociedad puede ser equitativa y justa para todos los seres del planeta, no solo para los humanos.
    El “homo sapiens” ha desarrollado tanto la inteligencia racional o intelecto que ya ha perdido, entre los millones de conceptos, el hilo conductor a la inteligencia humana y la universal.
    En esta jungla de conceptos se cree arrogantemente el dueño de toda la naturaleza y hasta de la vida de todas las especies incluida la humana, tratando de poner un valor comercial a todos y entrando en el comercio de compra venta de todos los seres y de todos los recursos del planeta.
    Esto llevarīa a toda la humanidad a una esclavitud por cientos de años y que la inteligencia humana no debe permitir.
    Por eso, decían los miembros de la Resistencia Internacional, nos organizamos anónimamente para cambiar el modelo de la economía mundial por otro basado en la inteligencia humana que integre un sistema universal, donde no existan los privilegios de castas y en donde todos los recursos se distribuyan para que todos los seres dispongan de todo lo necesario para su existencia, comida, vivienda, educación universal, sanidad y afecto y se cuide de la sostenibilidad de toda la naturaleza.
    En realidad tratamos de hacer comprender a todos los seres humanos de que otro mundo es posible y que a través de otro modelo social y económico todos nos beneficiaríamos como ciudadanos de todo el planeta, sin excluir a nadie y sin privilegios, incluyendo el cuidado de todas las especies y colaborando científicamente con la naturaleza.
    Que esto pueda o no ser posible dependerå de todos los seres inteligentes del planeta, o sea, del tradicional hombre inteligible “homo intelligens” u Hombre Universal.

    Me gusta

    1. No estoy de acuerdo ni con el colectivismo ni con la meritocracia ni con el estatismo ni con el reparto de riqueza, sino con nuestra individualidad como principio de todo y la multiplicación de la riqueza, pero bienvenida tu reflexión.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.