Basta ya de culpar al inexistente capitalismo

Cuando vivamos en una sociedad capitalista, los propagandistas, manipuladores y desinformadores podrán abrir su bocaza.

No había nada más patético que los gritos de la masa engañada gritando “anti anticapitalista” en las manifestaciones del 15M.

Porque nadie que está en la actualidad vivo ha vivido nunca en una sociedad capitalista.

Me da igual que los ignorantes se echen las manos a la cabeza, pero el tipo de sociedad en el que estamos es feudalismo puro y duro.

Y ya lo explicó el historiador de la élite Carroll Quigley en su libro “Tragedy and Hope” hace casi 60 años refiriéndose a los planes de la élite de principios del siglo XX:

“Los poderes del capitalismo financiero tenían otro objetivo de largo alcance, nada menos que crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas capaz de dominar el sistema político de cada país y la economía de el mundo en su conjunto. Este sistema debía ser controlado de manera feudal por los bancos centrales del mundo actuando en concierto, por acuerdos secretos en reuniones y conferencias frecuentes. El ápice de los sistemas iba a ser el Banco de Pagos Internacionales en Basilea, Suiza, un banco de propiedad privada y controlado por los bancos centrales del mundo que eran de las corporaciones privadas. Cada banco central … trataría de dominar a su gobierno con su capacidad para controlar los préstamos del Tesoro, para manipular bolsas extranjeras, para influir en el nivel de actividad económica en el país, y para influir en la cooperación de los políticos con las recompensas económicas posteriores al negocio.”

¿Nos suena?

Por supuesto que lo consiguieron.

Ahora sencillamente están concluyendo el plan que iniciaron por aquel ya lejano entonces.

Es que, por ejemplo, si estuviéramos en una sociedad capitalista, habría propiedad privada, pero el hecho de que existan impuestos del estado a las casas y terrenos nos indica claramente que no hay propiedad privada.

Es más, el mero hecho de que existan los impuestos ya nos deja claro que ésta es una sociedad feudal.

¿Otro ejemplo?

El hecho de que el estado pueda expropiar lo que le venga en gana demuestra que no estamos en una sociedad capitalista porque en el capitalismo la propiedad privada es inviolable.

¿Otro ejemplo?

El dinero circulante en la actualidad no es dinero, es deuda; es creado de la nada por nuestros amos para esclavizarnos.

En una sociedad capitalista la libertad y la individualidad es sine qua non.

¿Hay gente con el cerebro carcomido que se niega a ver la evidencia?

No puedo más que tener pena por ellos porque están luchando contra un enemigo que no existe y, así, los señores feudales hacen y deshacen con la más absoluta tranquilidad.

No es mi misión en esta vida ir dando palos de ciego, y aquí lo dejo escrito para que, dentro de unos años, los que vayan despertando a esta realidad vuelvan y vean que ya se lo había dicho.

El problema es todos los años de sus vidas que perdieron por creerse la propaganda socialista-comunista interesada de la propia élite.

Ah, sí, el socialismo y el comunismo y la supuesta “justicia social” que tanto defiende la “masa de trabajadores” es un invento de la élite feudal para controlar a dicha masa; pero eso lo dejo para otro rato.

2 comentarios sobre “Basta ya de culpar al inexistente capitalismo

  1. Ante las palabras de Twain. Yo me confieso medio tonto pero creo que atinas bastante en lo que comentas.

  2. Excelente exposición de la realidad financiera del supuesto capitalismo y del engaño al que nos tienen sometidos. La propiedad privada en este sistema es una falacia, sustentada por los amos del mundo, para hacernos creer que la esclavitud no existe. Una premisa mayor falsa!!! Nos tienen convencidos de que lo que poseemos es nuestro, cuando en realidad está todo dispuesto, incluso a nivel legislativo, para que nos lo puedan quitar cuando a ellos les plazca. La misma deuda de los estados así lo demuestra. Cada españolito debe 25.000 € a sus acreedores, nos guste o no, lo queramos o no. Y si para cancelar esta deuda nuestros gobernantes deciden embargarnos dicha cantidad, disponen de legítimo poder para hacerlo, porque así se lo hemos autorizado nosotros al ponerlos en sus cargos, mediante otro engaño: la supuesta democracia

Los comentarios están cerrados.