Hombre, el Donald se presenta a la presidencia de EE.UU.

View this post on Instagram

#MakeAmericaGreatAgain

A post shared by President Donald J. Trump (@realdonaldtrump) on

Donald Trump escribió junto a Robert Kyosaki el libro “Por qué queremos que hagas rico”, en el que se avanzaron a la Gran Depresión de 2008 (está claro que sabían que iba a ocurrir, con su información desde dentro.)

¿Qué pasaría si alguien que no necesita dinero y proviene de la economía real alcanzara la presidencia? Y sí, construir es “economía real”.

También realizó aquél programa en la NBC, “The Apprentice”, del que me enganché hace muchos años y me tragué casi todas sus temporadas.

Seguro que si gana, le dirá a Obama: “Your fired!”

No creo que le dejen ganar, pero su forma de hacer sus discursos siempre es entretenida.

¿Qué presidente de EE.UU. aparece en el billete de 100.000 dólares?

Mucha gente no sabe que hay billetes de de 500, 1.000, 5.000, 10.000 y 100.000 dólares.

Estos billetes existen, pero no se pueden sacar de EE.UU. y sólo se usan en transacciones entre los bancos de la FED.

Y en el billete de 100.000 dólares…

image

…aparece la imagen del 28° presidente de los EE.UU., Woodrow Wilson, en justo merecimiento por haber firmado el acta de la creación de la FED, y haber comenzado esta época de más de 101 años de la más grande miseria y fraude de la Humanidad.

Episode 2. The US Federal Reserve.

Para los ultracatólicos hay delitos de pensamiento

image

Es curiosa esta cadena de televisión ultracatólica que emite por la TDT española.

Sus emisiones consisten en un compendio curioso de misas católicas y películas llenas de violencia y asesinatos.

Y, además, en sus tertulias muestran el máximo desprecio a la libertad de expresión con la excusa de que están defendiendo su propia libertad de expresión, y las usan como plataforma para fomentar su odio visceral hacia quienes no piensan como ellos.

Pues en ningún caso los prohibiría, porque yo sí creo en la libertad de expresión y, es más, desde aquí les animo a que continúen así y sigan mostrando al mundo sus verdaderos colores.

Aunque estaría bien que los verdaderos católicos, los que defienden la paz y el amor, hicieran todo lo posible por desmarcarse de esta gente, porque les están manchando su buena imagen.

Quizás alguien tendría que contárselo a Francisco, allá en el Vaticano, ¿no’