Y la tiranía de la escuela continúa

image
DSOBDC

Resulta que mi hijo mayor, que el año que viene irá a quinto curso de primaria, me pasa un papelito de su escuela en el que nos preguntan si asistiremos a una reunión de padres en el que nos dirán cómo pagar las tablets para el siguiente curso.

Un momento…

¿Pagar?

¿Tablets? ¿Qué tablets?

La primera puñetera noticia que tengo al respecto, y desde su escuela ya dan por hecho de que les pagaremos unas tablets.

Un momento…

¿Y qué tipo de tablets? ¿Y para qué? ¿Y cuál va a ser la empresa corruptidora que se va a llevar ese dinero vendiéndonos esas tablets?

Porque, habiendo trabajado muy de cerca con la administración catalana en términos tecnológicos, ya puedo apostar a que alguna empresa se ha llevado una concesión para vender esas “tablets oficiales”, y así, junto el fraude de los libros de texto, esa empresa se une al suculento botín que cada año nos roban al obligar a nuestros hijos a pasar por la vara del sistema escolar obligatorio.

Y ante la respuesta falaz de que “estoy en contra del progreso tecnológico de mis hijos”, que se sepa que estoy escribiendo este post desde mi propia tablet, y mis dos hijos tienen las suyas propias que, por cierto, se pasan la mayor parte apagadas.

No, esto no tiene nada que ver con el “progreso tecnológico”.

Continúa el plan de convertir a nuestros hijos en consumidores obedientes, y de exprimirnos a las familias monetariamente todo lo que pueden.

Esto es como en China, que la familia tiene que pagar la bala del reo cuando el estado lo asesina.

Ni más ni menos.

4 comentarios en “Y la tiranía de la escuela continúa

  1. ¡Con la escuela hemos topado! Mientras, en algunos centros, piden una escuela libre de wifi.
    ¿De dónde viene la orden? ¿Del consejo escolar ? Ese gran desconocido. ¿de la generalitat? ¿En qué se fundamenta? ¿Hay alternativa?

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.