Sobre los comentarios en mi canal de Youtube

image
Inicio del último vídeo que he publicado

Acabo de aprobar 195 comentarios de youtube que se habían acumulado en la carpeta de spam.

Sí, a veces se me acumulan porque no puedo estar pendiente de ello todos los días.

Intento leer todos los que puedo, pero ha llegado un momento en el que o leo y respondo comentarios, o hago vídeos e investigo y escribo.

Mi canal sigue siendo pequeño en proporción, pero aún así está a punto de alcanzar la cifra de 8000 subscriptores.

Ellos son 8000, yo soy 1.

Se ve la proporción, ¿verdad?

Pese a ello, agradezco de corazón todos y cada uno de los comentarios, porque llenan de vida mi canal de youtube.

El caso es que nunca censuro un comentario, ni los más atroces e insultantes.

¿Por qué?

Porque cada cual se define a sí mismo, y si unas personas no tienen donde desfogarse, pues que lo hagan conmigo.

Al fin y al cabo, por un lado me están insultando y por otro youtube me está pagando por su visionado del vídeo que no les gusta, jejeje.

En fin, que hay personas que no tienen nada mejor que hacer en sus vida que dedicarse a molestar a los demás, creyéndose anónimos en la red.

Es una pena.

Me he dado cuenta de que los insultadores genuinos, no los trolles pagados, es muy común que sean gente bien adaptada a este sistema criminal que, cuando se tropiezan con alguien que les plantea otra forma de ver las cosas, algo hace click en sus cerebros programados.

Perfecto, esa es justa mi intención para con estos zombis.