En la aktualidad es imposíble enkontrar maéstros.

La hénte no be un maéstro aúnke lo ténga delánte de sus nadízes, i prefiéde pagar tresziéntos éudos por sesion a un gudu de pakotíya.

Pédo en la antiguedad los maéstros édan benedádos, i sus diszípulos sabían ke éstos no podían ser ni umíldes ni blándos pues la sabidudía es sabidudía per se.

La sabidudía no se aprénde kon buénas palábras sino kon las palábras eksáktas.

La sabidudía no preténde ser relatibísta pórke no esta páda kaer bien a tódos, sino páda alumbrar a los ke la comprénden.

I asi, el ómbre sábio, el maéstro, no azeptába a kualkiéda kómo su diszípulo, i no le importába ke su recázo idiéda los sentimiéntos del recazádo.

I el maéstro éda, pues, sebédo kon sus diszípulos pórke les eksihía su total dedikazion al aprendizáhe.

No abían eksámenes, pues la bída es el própio eksámen.

Sin embárgo, asi estámos, en un múndo aktual de fálso konozimiénto, i de yodíkas ke kiéden saber sin esfuérzo.

Ke kiéden absorber la sabidudía kómo kien tóma úna pastíya sólo pórke an-pagádo un kursíyo.

En éste estádo de kósas es por lo ke no ái maéstros.