Mi ího mayor tenía una buéna píla de krómos de Pokémon.

I dígo tenía pórke se la olbido déntro del bolsíyo de su pantalon, i mi muher no se dio kuénta i metio el pantalon en la labadóda.

¿Resultádo?

Los krómos akabádon inserbíbles, kómo úna pásta de karton.

Asi ke ói, mi ího a-ído al koléhio i se a-yebádo un krómo entédo, el úniko de los súyos ke al padezer se salbo.

I al bolber del koléhio a-traído de buélta ¡siéte krómos!, éntre los ke a-kambiádo i ótros ke le an-regaládo sus amígos.

Asi ke le e-díco ke ya puéde dehar el koléhio i dedikárse a los negózios!!!

Ya no nezesíta saber náda mas páda tener úna múi buéna bída en éste múndo matedial.