Creo que llevo más de una semana sin publicar un vídeo nuevo en mi canal de YouTube.

Y no tengo ni idea de cuándo publicaré el siguiente.

Mañana seguro que no, porque tengo previstas otras cosas que hacer.

Luego, mi phablet sigue rota y no puedo tampoco emitir podcasts en directo.

Lo más curioso es que mi parte pública en la red se puede resentir, pero, en cambio, mi parte privada está floreciente.

Estoy cumpliendo las etapas que tenía previstas, y alcanzando mis metas de una manera que no me hubiera imaginado.

Es como dice uno de los libros que leí estos últimos meses: “Me enfoco en el resultado que quiero, no en el proceso.”

Perfectamente cierto.

3 comentarios en “

Los comentarios están cerrados.