image

Recuerdo que cuando era estudiante prácticamente cada trece de marzo me tocaba hacer un examen, sobre todo en secundaria.

Pero felizmente esa visicitud ha quedado relegada en mi pasado, y actualmente puedo permitirme decretar que hoy es un día de fiesta sin agobios para mí.

Hoy no me importa ser egocéntrico.

Porque hoy completo mi vuelta cuarentaidós en este planeta alrededor de la estrella solar.

Sí, es absurdo contar las vueltas que damos a una estrella, pero los humanos somos así de extraños.

Por lo tanto, comienzo mi vuelta cuarentaitrés, o lo que comúnmente se dice, hoy cumplo cuarentaidós años.

En perspectiva nunca me imaginé ser tan viejo cuando era joven, pero ahora siento que soy joven respecto a cuando sea viejo.

Porque tengo una enorme curiosidad por descubrir qué se les ocurre hacer a mis congéneres humanos en estos próximos tiempos y he decidido no perdérmelo.

Sin duda, estoy atrapado por mi curiosidad; menos mal que no soy un gato.