“Nuestras vidas comienzan a acabarse el día en el que comenzamos a callarnos sobre las cosas que importan.”
Martin Luther King.

image

El pasado mes cobré de comisiones por recomendar el oro de Karatbars más de lo que muchos cobran de salario por un “trabajo seguro”.

Sin jefes, sin horarios, sin obedecer, sin temor a perder “mi empleo”… pues todo depende de mí mismo.

Pero no quiero jactarme de ello, mas al contrario.

Sólo constatar que es posible liberarse de las cadenas del dinero.

Y que puedo mostrar a otras personas también cómo hacerlo.

Sin embargo, no se puede enseñar a quien no quiere aprender, y por ello no voy a ir tras de nadie.

Pese a todo, estoy constantemente anunciando mi web de oroparatodos en mis podcasts para atraer a la gente.

Porque éste no es un mero asunto de lucro personal sino un agujero por el que podemos salir de este sistema.

Pero no puedo anunciarlo de esta forma pues parecería un “iluminado”.

Eso sería contraproducente.

Cada cual tiene que ser lo suficiente perspicaz para saber leer entre líneas.

Y por ello no voy a parar hasta que mucha otra gente lo entienda, y logre también lo que estoy logrando yo mismo.

Pero cada individuo debe de ser independiente en sus decisiones y en sus acciones.

Cada persona tiene que tener compromiso consigo misma para poder aprender lo que ofrezco.

Ése es el único camino.

Mientras, puedo ser malinterpretado de mil maneras, y lo siento por aquéllos que lo malinterpretan y los que creen a los malinterpretadores, porque no están preparados todavía para dar su paso adelante.

Y así, aquí y ahora lo constato.