Pues habíamos escalado mis hijos y yo la ladera de la montaña de Sant Ramon y al llegar arriba nos sentamos para descansar en unos lugares habilitados para hacer pícnic.

Hice algunas fotos del paisaje desde allí, y mi hijo Víctor, por entonces de 5 años, me pidió mi móvil y me hizo una foto.

¿Te suena?

image