Da gusto, tras unas horas haciendo mis cosas fuera de la red, volver y encontrarme en los comentarios en mi último vídeo de una troll que dice que tienen que molerme a palos porque soy un gurú puesto por la agenda reptiliana.

La verdad es que todavía me estoy riendo de lo lindo.

Por el otro lado, esta mañana he tenido un pequeño encontronazo con un “caza magufos” que me acusa de lo contrario.

Y en el blog de Crónicas Subterráneas uno me ha dejado un comentario llamándome sionista por publicar el documental de “Pallywood”.

Tengo clarísimo que si me atacan por todos lados es que estoy en el camino correcto.

Esos lados se jactan de tener una mente abierta pero sus actos demuestran todo lo contrario, si no encajas en su limitado concepto de la realidad es que eres el enemigo.

En fin que no puedo negar que me hacen disfrutar de lo lindo.

Podría ponerme condescendiente y paternalista con ellos, pero no puedo dedicarme a “ayudar” a todo aquél que no sabe salir de su propia celda.

Puedo indicar el camino, pero no puedo recorrerlo por los demás, porque no estoy aquí para pensar por otros, que suficiente esfuerzo me lleva tratar de pensar por mí mismo en este mundo de atolondrados.

Vaya, sí que he sido condescendiente…

Un día voy a hacer un vídeo en latín pronunciado de manera clásica a ver qué pasa.