El artículo que he traducido y que he programado para publicar mañana a las 08:03 a.m. CET en Crónicas Subterráneas trata de cómo las empresas productoras de GMO, como Monsanto y DuPont, se están quedando con las tierras fértiles de Ucrania gracias a la UE y el FMI.

Ésa también fue una clave de por qué Occidente dio el golpe de estado en Ucrania y luego inició la guerra.

Las milicias de Lugansk han derribado dos aparatos Mi-24 del ejército de Kiev cerca de Georgievka.

Russian Market (@russian_market):
Два Ми-24 были сбиты ополченцами рядом с Георгиевкой
http://lifenews.ru/news/138727 http://pic.twitter.com/J8zpRHFF2i

Ya he perdido la cuenta de cuántos aviones y helicópteros del régimen de Kiev han derribado.

Realmente, si tuvieran aviación propia ya no quedaría fuerza aérea ucraniana.

Por otro lado, hay rumores de que la OTAN está usando sus bases aéreas de Azerbayán, Moldavia y Rumanía para que los aviones que están bombardeando las ciudades y pueblos del este de Ucrania reposten combustible.

El Ministro de Defensa de Azerbayán lo ha negado.

Respecto a lo que está ocurriendo en Ferguson, Misuri, hay piezas que no me encajan.

He estado leyendo bastante y  viendo vídeos de fuentes no oficiales, porque, por supuesto, es ahí donde nos podemos acercar más a la realidad.

Resulta que parece ser que el joven fallecido, Michael Brown, se abalanzó hacia el policía que lo asesinó, tras haber robado una tienda.

Eso para empezar, pero la cuestión no es justificar que el policía tuviera “motivos” o no.

Resulta que se habla de motivos raciales, pero las estadísticas muestran que en EEUU más hombres negros matan a hombres negros que hombres blancos, y de lejos.

También resulta que sólo en Chicago hubo siete asesinatos este pasado fin de semana, pero ahí no hay revueltas.

También resulta que las unidades militarizadas de la policía enviadas a Ferguson recibieron entrenamiento israelí.

También es muy curioso que en la televisión rusa RT lleven unos meses mostrando vídeos de asesinatos cometidos por la policía estadounidense, o las referencias de un ministro ruso al respecto.

Y resulta curioso cómo tratan los medios estadounidenses oficiales el tema pidiendo la Ley Marcial y otras burradas supresoras de las libertades.

No tengo ninguna duda de que esto huele muy mal y este suceso es una pieza más de esta guerra global contra nosotros, la gente “normal”.

Huele a PSYOPS.