Siempre intento no obsesionarme con las estadísticas, pero para un blog es una de las pocas maneras de comprobar su repercusión.
Tengo que decir que estoy muy contento de cómo de bien le está yendo a Crónicas Subterráneas este verano.

Al principio de esta temporada de estío sus visitas rondaban las 100 diarias. Ahora mismo están entre las 600 y las 800, con una cima de 1376 hace unos días.

¿Y qué ha cambiado?

Pues creo que tiene que ver con que me decidiera a traducir artículos del inglés, compartir los posts manualmente en las redes privativas y haber salido personalmente algo de mi “burbuja”.

En todo caso, mi presencia en la red continúa en la cuerda floja pues mi financiación sigue lejos de lo que tendría que ser para sobrevivir en esta mátrix, pero aún conservo esperanza de poder conseguirlo para fin de año.

Sólo conozco una manera: seguir trabajando en ello para merecérmelo.

image