¿Puede haber más psicopatía en este mundo?

¿Puede haber más depravación?

Israelíes manifestándose en Tel Aviv este 26 de julio:

“Mañana no hay colegio en Gaza, ya no quedan niños, olé, olé”

Todo el mundo está viendo los atroces asesinatos en masa que está cometiendo el gobierno criminal de Israel contra los habitantes de Gaza pero ningún gobierno de otros estados mueve un dedo para evitarlo.

¿Por qué?

No es sólo porque Israel tiene comiendo de su mano a los políticos de la élite occidental.

Es que para los países ya les viene muy bien.

Por una parte a cualquier gobierno le gustaría hacer lo mismo contra su población disidente, es decir, la acción de Israel les pone los dientes largos y la observan con envidia y admiración.

Por otra parte, es una forma de avisar a las poblaciones: “¿Veis? Si no os portáis bien y obedecéis os asesinaremos impunemente y nadie vendrá a salvaros.”

Un objetivo importante es asesinar a cuantos más niños sea posible pues la tasa de población en Gaza es muy alta, por cada dos niños asesinados ahora posiblemente no tengan que asesinar a cinco dentro de veinte años. Es una limpieza con vistas al futuro.

Por todo esto, la propaganda miente conscientemente al continuar diciendo que los medios ocultan esta masacre y nadie protesta cuando en realidad estos medios están centrados en esta masacre y las protestas son contínuas: es pura ingeniería social.

Por ello las imágenes de los muertos de Gaza sí aparecen por todas partes y, en cambio, las imágenes de los muertos de Ucrania no.

Además, los muertos de Gaza dan la imagen adecuada a la que nos tienen acostumbrados desde hace años con la propaganda de las ONGs para extorsionar dinero: gente de piel oscura. Los muertos de Ucrania no dan la imagen adecuada: gente rosada y con cabellos rubios.

Así funciona la cosa.