Patricia, 26 años, divorciada y con un niño de 7 años.

Hace unos meses tenía tres trabajos: de auxiliar en una clínica dental, limpiaba casas y los fines de semana era camarera.

No llegaba nunca a fin de mes y tenía problemas para alimentar a su hijo.

Hoy todos esos problemas económicos han quedado atrás gracias a Karatbars.

image

Los milagros ocurren, sólo somos nosotros los que tenemos que darnos una oportunidad a nosotros mismos para que ocurran.