El truco de PODEMOS es clásico, ahora se hacen los víctimas exclamando que hay una conspiración contra ellos.

Cuando son precisamente ellos parte del engranaje de una conspiración de disidencia controlada muy bien engrasada.

Para los lelos en la materia que sepan que el 15M nunca fue un movimiento de izquierdas, quiso ser un movimiento transversal que atacara directamente al cabal, pero los infiltrados profesionales se hicieron con él y lo manejaron a su antojo.

Al igual que en Barcelona, Ada Colau se ha quitado la careta y se está barajando que se presente a las elecciones a la alcaldía.

Vamos, que la PAH sólo ha sido otra plataforma que con la excusa de defender a los afectados por las hipotecas ha servido de trampolín para sus “líderes”.

Recordemos que sólo los borregos se pueden creer que desde dentro de este sistema se puede cambiar este sistema, por lo que es muy fácil de detectar a todos aquéllos que pretender hacer creer que son del “pueblo” cuando en realidad son los primeros defensores del status quo.

Eso sí, al final sólo son títeres de los mismos maestros de marionetas de siempre.