La corrupción es inherente a este sistema, es decir, sin corrupción este sistema actual no podría subsistir.

Todos aquéllos que son tan “honrados” que piden el fin de la corrupción desde la “oposición”, ¿serán tan “honrados” cuando sean manchados por el “gobierno”?

La experiencia nos muestra que la respuesta es un rotundo NO.

¿Cómo era la frase aquélla bíblica?

Ah, sí, era algo así como: “quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra.”

Y bueno, si añadimos a los descerebrados que “luchan contra el fraude fiscal”, es que ya tenemos el grupo de los hipócritas al completo.