Acaba de producirse un nuevo golpe de estado en España, de esos que ya nos tienen acostumbrados cada 39 años.

Sin duda alguna.

Esos monigotes, títeres corbatados del Congreso han vuelto a defender sin inmutarse sus propios intereses, su bolsillo.

Porque ellos saben lo que es mejor para el resto.

Porque el resto no tenemos ni puta idea de la “realidad” y nuestras pretensiones son “utopías”.

De verdad, ¿para qué seguir yendo tras estos impresentables?

Que a ver si la gente comienza a darse cuenta de que hay que dejarlos de lado y hacer nuestro camino sin ellos.

Es de estúpidos seguirles el juego, las cartas están marcadas, el juego está amañado, las reglas son un fraude.

Joder, que no hay forma de ganar ni obtener nada jugando, ¡que hay que crear nuestro propio juego al margen de ellos!

Ya lo dijo el gran George Carlin: