En otro acto que demuestra la miseria subhumana de los cerebros de la gentuza que está en la Gencat, han puesto un precio de 7€ a la tarjeta obligatoria para poder tener acceso a la sanidad pública.

image

Esos impresentables dicen en su propaganda: «Es gratuita pero…»

Hay que pagar 7 euros si

– La pierdes.
– Te la roban.
– Se estropea la banda magnética.
– Si está deteriorada.
– Si cambia el nivel asistencial.

Es decir, que te la cobran por todo, sea culpa tuya o no, y con un alto índice de gente que apenas tiene efectivo para poder comer, 7 euros es una cantidad que no pueden permitirse pagar.

Precisamente ayer me crucé con una mujer a la que escuché decir por el móvil que no tenía ni un céntimo y que no había podido ni comprar una barra de pan.

En este estado de cosas, poner obstáculos a la duplicación de la tarjeta sanitaria es un acto criminal de lesa humanidad.

Además esta gentuza impía nos recuerdan que nos tienen agarrados por lo huevos y que tenemos que tragarnos su chantaje ya que nos obligan a usar la tarjeta sanitaria porque según dicen…

– Es el documento individual que te identifica como persona.
– Se pide en los centros de atención primaria.
– Te permite acceder a los centros y servicios del sistema de atención sanitaria público.
– Se ha de llevar a las farmacias para obtener los medicamentos que te han recetado.
– Se ha de llevar cuando viajes por Cataluña y el resto del estado.
– Es personal e instranferible.

Y por último nos recuerdan que «es gratuita».

Más cara no se puede tener.

Por lo tanto, como súbditos de esta dictadura hay que obedecer a nuestros amos y callar.

Pues va a ser que no.