Tu deber como ciudadano es pagar los menos impuestos posibles.

Y si sabes cómo usar las empresas, fundaciones, paraísos fiscales y demás herramientas de ingeniería financiera a tu favor, mejor que mejor.

Recuerda que las divisas son creadas de la nada por los bancos centrales, prestadas como deuda a los estados y éstos se dedican a coaccionar a sus poblaciones con la violencia, los impuestos y la inflación para mantenerlas esclavizadas.

Siempre que escuches a alguien defendiendo a los impuestos en este estado de cosas, o es un ignorante supino o colabora con el enemigo.

Cuando el sistema político-económico cambie a uno que defienda el bien de todos, entonces será otra cosa.

Y fíjate que ese sistema no podrá ser ni socialista ni comunista, porque en realidad no cambiaría cambiado nada.