De nuevo el estado metiéndose donde no le llaman.

La educación de los hijos depende de los padres y ya es hora de que los estados dejen de entrometerse en la casa y la privacidad de la gente.

Cada cual tiene el derecho inalienable a vivir como le venga en gana y a educar a sus hijos como mejor le parezca, con sus errores y sus aciertos.

El estado, éste y cualquier otro, se puede meter sus leyes intrusivas por donde más oscuro esté de su trasero.

No somos sus marionetas, y punto.

La ley obligará a los menores a “corresponsabilizarse del cuidado del hogar y las tareas domésticas”
http://www.huffpost.com/es/entry/5213702?utm_hp_ref=spain&ir=Spain